El serbio salvó cinco match point en el segundo set y dio vuelta el marcador para ganar la final del certamen chino por 5-7, 7-6(10) y 6-3. El británico no pudo repetir el título que había conseguido en 2010 y 2011

Djokovic estaba perdido pero se recuperó justó a tiempo y se quedó con el partido y el torneo. El número dos del mundo luchó y consiguió su quinto título de la temporada al coronarse campeón en el Masters 1000 de Shanghai, venciendo en la final al ganador de las últimas dos ediciones.

El serbio tuvo que remontar cinco match point en contra en el segundo parcial para igualar las acciones y en la tercera manga, más entero físicamente, logró imponer su fortalece para cerrar el partido a su favor.

El primer set comenzó con seis quiebres en los primeros ocho games, y el resultado estaba igualado hasta que Murray tomó ventaja en el undécima juego y se quedó con el parcial por 7-5. Djokovic no pudo contener su frustración y destruyó la raqueta (ver video relacionado).

El británico, corriendo, defendiendo y aprovechando mejor sus oportunidades estaba al frente en el marcador, y en la batalla psicológica, cuando le tocó sacar 5-4 en la segunda manga, allí el serbio jugó un punto espectacular estando 30 – 0 abajo, y comenzó su remontada.

Se llevó ese juego y estiró la definición al tie break. En el agregado, las acciones fueron cambiantes, los dos estuvieron al frente en el marcador pero Murray no supo aprovechar ninguna de los cincos puntos para partidos que tuvo, así Djokovic aguantó y se quedó con el parcial por 7-6 y 12 a 10.

En el set definitorio el número dos del mundo estaba más entero, no solo físicamente, sino también en su juego y eso se reflejó en la cancha, consiguiendo el único quiebre de la manga se impuso por 6-3.

De esta manera, Murray no pudo repetir los títulos conseguidos en 2010 y 2011, mientras que Djokovic consiguió su quinto título de la temporada y el conquistó el 13º campeonato en torneos Masters 1000.