El conjunto boliviano ganó 4 a 1. Tres de Saucedo y uno de Mojica para el triunfo. Suárez descontó para la selección charrúa, que nunca en su historia pudo ganar en el estadio Hernando Siles

Bolivia ganó porque jugó mejor y supo golpear en los momentos justos. Desde el inicio comenzó siendo superior al conjunto del “Maestro” Tabárez y a los seis minutos del primer tiempo Saucedo apareció por el segundo palo de Muslera y puso el 1 a 0, que resultó una tremenda cachetada para los charrúas.

El conjunto boliviano tuvo el control de la pelota en los primeros cuarenta y cinco minutos. Buscó llegar con velocidad al arco de Uruguay pero le faltó ser más peligroso en los últimos metros. Mojica le pegó desde afuera del área y Muslera la mandó arriba del travesaño salvando a la “Celeste” del segundo. Pero ese sería un anuncio de lo que luego pasaría.

A los veintiséis minutos Mojica tuvo un tiro libre en el vértice del área, le pegó seco y con fuerza y la pelota, después de tocar la cabeza de un defensor, se metió en el segundo palo de Muslera. El 2 a 0 se concretó en un momento en el que Uruguay intentaba recuperarse del triunfo tempranero de Bolivia.

El equipo de Tabárez no hizo mucho en el primer tiempo. Apenas tuvo algunas arremetidas de Suárez y Forlán para tratar de llegar al área rival, pero le faltó claridad y contundencia. Uruguay no jugó bien y pagó caro los errores. Bolivia abrumó a un equipo que tuvo que luchar con la altura de La Paz y que no logró encontrar una mejoría en su juego.

En el complemento Bolivia terminó de derrotar a Uruguay. A los cinco y a los nueve minutos Saucedo volvió a convertir y sepultó todas las ilusiones celestes. Dos goles en menos de diez minutos para llegar a cuatro y liquidar al rival.

El partido se diluyó en idas y vueltas que fueron debilitando la presencia uruguaya en el área local. Recién a los treinta y cinco minutos Suárez pudo descontar con un tiro libre que se le metió a Galarza por el medio del área. Poca fue la producción del conjunto de Tabárez que sumó dos derrotas consecutivas en el final del año.

Bolivia sumó ocho puntos y escaló en la tabla donde estaba anteúltimo. Si Chile cae ante la Argentina, el conjunto de Xabier Azkargorta quedará a cuatro puntos del quinto lugar y podrá renovar las esperanzas de luchar por un lugar en el Mundial.