Cristina Kirchner encabezará una conmemoración en la Casa Rosada, donde estará acompañada por Daniel Scioli e intendentes. El líder gremial recibirá a dirigentes opositores en la CGT de Azopardo

El peronismo vuelve a llegar dividido a una de sus fechas insignes. Hoy, 17 de octubre, tendrá actos a lo largo de todo el país, pero los más significativos tendrán lugar a sólo unas pocas cuadras, en el microcentro porteño.

En la Casa de Gobierno, Cristina Kirchner recibirá a las 19 a Scioli –titular del PJ nacional- y un grupo de intendentes de la primera y tercera sección electoral de la provincia de Buenos Aires.

El encuentro ocurre justo en momentos en que varios jefes comunales levantan sus voces para pedir más fondos, reclamo que han llevado al gobierno nacional y el bonaerense. Se espera que la mandataria anuncie un plan de obras para algunos de esos distritos.

El kirchnerismo prepara además otro acto, liderado por el movimiento “Unidos y Organizados”, que agrupa a La Cámpora, el Movimiento Evita, el Frente Transversal y Kolina. El evento será en el club Juniors de la capital cordobesa, tierra de José Manuel De la Sota, uno de los gobernadores que intenta posicionarse dentro del peronismo disidente.

Anticipándose a las críticas que probablemente surjan por una convocatoria que no es estrictamente peronista, la ministra de Desarrollo Social y líder de Kolina, Alicia Kirchner, dijo en un comunicado: «Hasta un tiempo atrás, el 17 de Octubre era una fecha sólo celebrada por el movimiento peronista. Abandonemos por un momento las cargas partidarias y comencemos a pensarla como un hito en la historia popular, como un símbolo de la fiesta de la democracia, en la que el pueblo movilizado lucha y fortalece sus derechos».

Moyano, por su parte, convocó a un acto frente a la histórica sede de la CGT en la calle Azopardo 802, en el que será el único orador. Además de una gran afluencia de gremios opositores, se espera que asistan dirigentes del peronismo disidente como el bloque de diputados nacionales Frente Peronista –Enrique Thomas, Francisco De Narváez, Claudia Rucci, Eduardo Amadeo– y el intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino.

«Vamos a ir todos, con el espíritu de reafirmar en un día tan importante nuestra condición de peronistas, reafirmar los valores de los que el gobierno está muy alejado y en contradicción», enfatizó a DyN Thomas.

El jefe del bloque de diputados del PJ disidente coincidió con Moyano en que «la política del Gobierno es lo opuesto a la lealtad a la doctrina justicialista» y advirtió que «está expulsando al peronismo y está tomando otro camino».

Una rivalidad que cumple un año

El 17 de octubre de 2011 Moyano protagonizó su primer cruce con la jefa de Estado, antes de anunciar su renuncia a sus cargos en el PJ nacional y bonaerense por considerarlos una «cáscara vacía» y acusar a la jefa de Estado de «autoritaria».

A pesar de que el camionero renunció a la presidencia del PJ bonaerense en diciembre del año pasado, el Consejo partidario, integrado en su mayoría por intendentes y jefes territoriales del Conurbano, por diferencias internas y la falta de un liderazgo nunca se reunió para aceptar su renuncia y formalmente Moyano mantendría el cargo hasta noviembre próximo, cuando venzan todos los mandatos.

En un nuevo episodio que deja a las claras la distancia que media entre el kirchnerismo y el moyanismo, la CGT difundió una solicitada en la que cuestiona un presunto intervencionismo del Gobierno en la organización del movimiento de los trabajadores.

«Sería angelical y sería estúpido que tratáramos de hacer los dirigentes a dedo, indicando desde el Gobierno o de cualquier otra situación, quiénes deben encuadrar a la masa de trabajadores argentinos», indicó. Advirtió que «el que procede así no sabe lo qué es conducción e irá irremisiblemente al fracaso», y subrayó que «los dirigentes son hombres que tienen condiciones y no se hacen por decreto ni por indicaciones».