Por un estrecho margen, el Congreso de ese país aprobó la interrupción del embarazo durante las 12 primeras semanas de gestación, ley que José Mujica aseguró que promulgará

La norma recibió 17 votos a favor y 14 en contra en el Senado, luego de haber sido aprobada por la Cámara baja el mes pasado. El oficialista Frente Amplio obtuvo la aprobación de la iniciativa con el apoyo de un legislador del opositor Partido Nacional.

El presidente José Mujica anunció que promulgará la ley. En 2008, el entonces presidente Tabaré Vázquez vetó una iniciativa similar aprobada por el Congreso.

«Con esta ley entramos dentro de los países desarrollados que en su mayoría han adoptado criterios de liberalización, reconociendo el fracaso de las normas penales que intentan evitar los abortos», dijo el senador oficialista Luis Gallo durante su discurso en la sesión.

Por su parte, el senador Jorge Larrañaga del Partido Nacional aseguró: «No acompañaremos esta iniciativa. Pertenecemos al Partido de la libertad y la defensa de los derechos humanos». Además, indicó que de contar con «la confianza de la ciudadanía para gobernar a partir de 2015, derogaremos esta ley».

Larrañaga explicó que, a su entender, la ley que hoy se aprobó «es un proyecto centralista, de escritorio, impracticable en numerosos puntos de la República». Y agregó: «El proyecto no nos satisface ni en forma ni en fondo». Larrañaga destacó que la «experiencia internacional demuestra que la legalización no ataca el problema».

El aborto estaba penalizado en Uruguay desde 1938. La ley que lo despenaliza permitirá a la mujer interrumpir su embarazo siempre y cuando se entreviste con un grupo de profesionales de la salud y reflexione acerca de su decisión por un período de cinco días.

El presidente José Mujica ya había confirmado en septiembre que despenalizar el aborto «puede reducir la cantidad de casos», además de aclarar que nunca vetaría una ley sancionada por el Parlamento. 

Uruguay, un país de tradición cristiana pero donde el Estado y la Iglesia son independientes, es el tercero en América Latina en aprobar el aborto, luego de Cuba y Guyana. A ellos se suma Ciudad de México.

Una encuesta de la consultora local Cifra divulgada semanas atrás reflejó que el 52% de los uruguayos está de acuerdo con la despenalización del aborto, mientras que un 34% se manifiesta en contra.