Los efectos de Sandy, que se dirige a Estados Unidos tras pasar por Bahamas, Cuba y Jamaica, afectaron Haití la madrugada del jueves, dejando unas 10.000 personas desplazadas, varias regiones inundadas, carreteras cortadas y un gran número de casas destruidas, explicó el ministro del Interior Léon Saint-Cyr en una rueda de prensa. Además, el funcionario confirmó la muerte de al menos nueve personas y la desaparición de otras tres.

El Gobierno anunció la distribución de «10.000 paquetes de alimentos» para las poblaciones afectadas, así como «150.000 botellas de agua», agregó Saint-Cyr.

Casi cinco millones de dólares serán invertidos en las labores de ayuda a las zonas golpeadas por el huracán Sandy, de categoría dos en la escala de cinco de Saffir-Simpson.

Las autoridades haitianas reportaron, en un primer momento, dos muertes: la de una mujer mientras intentaba atravesar un río crecido en la localidad inundada de Camp-Perrin y otra en un pequeño poblado de Coteaux, en el sur de la isla.

La noche del jueves continuaban las lluvias en Haití, mientras el huracán Sandy amenazaba con causar fuertes vientos e intensas lluvias en Florida, Estados Unidos. El Centro Nacional de Huracanes estimó que el fenómeno podría dirigirse hacia la costa este del país.

En tanto, Defensa Civil de Cuba confirmó que 11 personas fallecieron por el paso del huracán por el oriente de la isla. Y otra personas había sido reportada como fallecida en Jamaica el miércoles, por lo que el tototal de víctimas mortales ascendió a 21 en toda la región.

Fuente: AFP