Tras el maratón del candidato demócrata por ocho estados, llega la disputa por el espacio en los medios. La carrera por la Casa Blanca todavía tiene un resultado incierto

Una vez concluido el maratón que llevó al presidente Barack Obama a visitar ocho estados en 48 horas atravesando una distancia de 11 mil kilómetros, el candidato a la reelección inicia otro: uno mediático en radio y televisión
El mandatario demócrata planea conceder diez entrevistas en un día: siete serán emitidas en emisoras locales en los swing states, los estados oscilantes que son clave para la victoria final en la carrera por la Casa Blanca. Ya hay quienes hablan de la «ofensiva mediática» del presidente.

Por su parte, el aspirante republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, volvió a insistir el viernes en las críticas a la política económica del actual presidente en la estratégica región de Medio Oriente.

La jornada comenzó con el anuncio de un crecimiento de la economía estadounidense del 2% en el tercer trimestre en proyección anual, una cifra qur fue inmediatamente considerada insuficiente por el candidato republicano, por representar menos de lo prometido por la gestión demócrata. 

 

Mientras tanto, el presidente Obama orientó su estrategia para maximizar su presencia mediática con el fin de incitar a sus partidarios a ir a votar desde ahora. Todos los estados permiten desde ya el voto anticipado, ya sea por correspondencia o personalmente.

En los 11 últimos días de campaña se producirá una saturación publicitaria en los medios de comunicación. Romney y el Partido Republicano disponen de 169 millones de dólares en sus arcas, más que Obama y los demócratas, pero estos últimos gastaron más que sus adversarios desde el inicio de la campaña, principalmente para su organización en el terreno.

Este año, de las últimas diez encuestas, seis dan ventaja a Romney, tres se inclinan por Obama y una muestra un empate. Pero una mayoría de estados clave, entre ellos el crucial Ohio, se inclinan aparentemente por Obama, aunque todavía por estrecho margen.

Los sondeos muestran lo que ambos candidatos saben: la carrera 2012 a la Casa Blanca es una de las más inciertas de la historia reciente.

 

Fuente: ANSA – Reuters – DPA