Los datos oficiales reflejan notables variaciones entre las tasas interanuales que se registraban a fines de octubre de 2010 y ahora. El escenario internacional sigue dominado por las dificultades para superar la crisis financiera que se desató en 2009 y los altos precios de las materias primas que más vende la Argentina

PBI: La generación de riqueza crecía a ritmo de 9% al año, con una variación equilibrada entre la expansión de los productores de bienes y los de servicios públicos y privados. Ahora la actividad agregada no crece y se amplió la brecha entre los servicios que crecen a ritmo menor de 4% al año y los productores de bienes que caen a tasas mayores del 5% anual.

Entre los desagregados, la industria pasó de incrementarse 10,6% y usar el 82,3% del potencial fabril a caer 4,4% y aumentar la capacidad ociosa de las plantas a 24,2%, en promedio.

La construcción crecía 3,6% y el mercado inmobiliario porteño 6,7%, y dos años después se contraen a tasas de 8,1% y 35% interanual, respectivamente.

Demanda agregada: la inversión en máquinas y equipos y en construcciones dos años atrás aumentaba en conjunto más de 26% cada doce meses; ahora se contrae más de 15%, aunque el consenso de los economistas espera que se atenúe la declinación en los próximos meses.

En el caso del consumo se mantuvo el crecimiento, pero mientras en el tercer trimestre de 2010 lo hacía al 8,8% por año, con tasas parecidas para el sector público y privado, ahora desaceleró a 4,6%, con 6,8% en el primer caso y 4,2%, en el segundo. Los datos de ventas en shoppings y supermercados reflejan ese cuadro.

Mercado de trabajo: El ritmo de creación de puestos cada doce meses era de 2,3% en el tercer trimestre de 2010, unas 366.000 personas, y ahora se atenuó a 1,5%, unas 90.000 posiciones. El empleo en el sector público en su conjunto se acrecentaba 2,7% y ahora se acentuó a 5,1 por ciento.

Inflación: El índice de Precios al Consumidor del Indec subía 11,1% en un año, ahora 10%. El Índice de Precios Mayoristas aumentaba 15%; dos años después se eleva 12,8%. Por el contrario, entre uno y otro período se aceleró la tasa de incremento del Costo de Construcción: pasó de 16,5 a 25,7 por ciento.

Balanza comercial: Dos años atrás las exportaciones crecían a ritmo de 22,6% al año y representaban el 17,8% del PBI, mientras que las importaciones se elevaban 35,4% al equivalente a 14,9% del producto.

El grado de apertura de la economía era de 32,7% del PBI. Hoy las ventas y las compras entre Argentina y el resto del mundo se contraen a tasas de 12,4% y 14,3% al año, respectivamente. Redujeron su relación con el PBI a 13,3% y 11,6%, en cada caso. La relación con el resto del mundo disminuyó a 24,9% del producto.

Precios de las materias primas: El Índice Promedio Internacional en Dólares del Banco Central, de los productos que más vende la Argentina, pasó de 176,5 puntos en octubre de 2010 a 235,4 unidades dos años después.

Reservas del Banco Central:  Sumaban dos años atrás u$s51.607 millones y crecían a ritmo de u$s5.708 M al año, es decir, acumulaban la mitad del superávit de la balanza comercial, y permitían comprar 10 meses de importaciones.

Hoy la posición de la autoridad monetaria es de u$s45.246 millones, la cual es inferior en u$s4.121 M a la de un año atrás, pese a que el superávit comercial supera los u$s12.500 millones y equivale a poco menos de 7,7 meses del actual nivel de compras externas del país.

Tasa de Riesgo País:  El indicador que calcula el banco de inversión JP Morgan, sobre la base de diferencia de rendimiento de los bonos de la deuda pública de la Argentina y los de similar plazo del Tesoro de los EEUU, era en octubre de 2010 de 571 puntos básicos y ahora se ubica en 987 unidades.

Indicadores financieros: La cantidad de dinero primario, base monetaria, se expandía en octubre de 2010 a ritmo de 32,5% y ahora lo hace a 37,3% al año. Mientras que la demanda de dinero amplia pasó del equivalente a 28% a 30,7% del PBI.

Los depósitos en dólares en el sistema bancario totalizaban dos años atrás 15.416 millones y ahora se ubican en 8.984 M. En tanto, los préstamos en moneda extranjera quedaron estabilizados por arriba de u$s6.300 millones.

Cuentas fiscales: El ahorro primario, la diferencia entre los ingresos y los gastos antes del pago de intereses de la deuda pública, era en el tercer trimestre de 2010 de $9.865 millones; dos años después, el superávit de tres meses descendió a poco más de $2.700 millones.