Se trata de Carlos Molinari, empresario ligado al sector de la construcción que fue compañero de fórmula de Mario Ishii. Ayer le presentó un plan de emergencia al gobierno de José Mujica para la reactivación de la compañía aérea

El empresario argentino presentó este viernes al mediodía su plan de compra de los siete aviones que pertenecían a la ex aerolínea uruguaya Pluna. Quien recibió la propuesta en la Presidencia fue Homero Guerrero, quien asumirá como secretario de Presidencia el 1 de noviembre, reportaron El Observador y El País.

Tras el encuentro, fue el propio Molinari el que informó que se comprometió a impulsar un “relanzamiento rápido” de la compañía aérea en caso de que las autoridades acepten su ingreso a la compañía. El empresario se comprometió a garantizar la estabilidad laboral de los empleados.

La idea del ejecutivo es asegurar la conectividad en el verano, con cuatro o cinco aviones. “El objetivo es empezar a volar en 60 días a Asunción y San Pablo”, declaró.

La representante legal del Grupo Molinari, Flavia Gatti, aseguró que la propuesta de compra de los siete aviones del fideicomiso se realizó “sin perjuicio de dejar latente el tema del leasing” (por otros seis aviones que pertenecían a Pluna).

Molinari había declarado que uno de los puntos centrales de la negociación con el gobierno estará en el precio del combustible, cuestión clave en la viabilidad de la empresa. “Si usted le dice a una compañía aérea que el combustible le va a costar más que a niveles internacionales, no es sustentable”, opinó el argentino. Y explicó que habría que “revisar” el costo del combustible en Uruguay.

Para el empresario, el Estado uruguayo debe participar en la compañía pero “con el rol de fiscalizador”. Dice que no puede estar ausente del control de este tipo de compañías que está “muy ligada al destino de los pueblos”.

Molinari es titular de la firma Real Estate Investmernts S.A., dedicada desde hace años a los fideicomisos financieros orientados al mercado inmobiliario. Con muchos vínculos en Estados Unidos (fue recibido por Barack Obama), Molinari apareció en el escenario político el año pasado junto al intendente peronista de José C. Paz Mario Ishii, quien con ayuda de la Cosa Rosada intentó hacerle más difícil el camino de Scioli hacia la reelección.