La agobiante temperatura que se sintió hoy en gran parte del territorio provincial se vio menguada recién entrada la tarde, cuando un fuerte viento del sector sur trajo alivio con la baja del termómetro, aunque también algunos problemas debido a las fuertes ráfagas.
Desde el Servicio Meteorológico de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Catamarca, Ana Heller señaló que la máxima alcanzó en horas de la siesta 42.5º, mientras que la mínima fue de 23º, a las 6 y media.
Hasta las 19, aproximadamente, la ciudad, sin viento, era literalmente un horno por la alta temperatura que se incrementaba además por el calor que emanan los aparatos de aire acondicionados que trabajaron a full. A la mencionada hora se empezó a sentir el fresco que llegó con el viento del sureste, y más alivio aún fue con la lluvia que en el centro se hizo sentir como a las 21. A esa hora, según el Servicio Meteorológico Nacional, la temperatura había descendido a 26º.
A su vez con el viento, llegaron los problemas, no tan solo en esta ciudad sino en localidades de departamentos vecinos, con voladuras de cartelería, caída de árboles y postes, entre otras complicaciones. Inclusive, hubo precipitación de granizo en lugares de Valle Viejo y Fray Mamerto Esquiú.

“Ésta tormenta se venía pronosticando desde hace algunos días; este temporal va a abarcar también mañana, y traerá alivio en las temperaturas”, explicó la licenciada Heller.

Por su parte, el Servicio Meteorológico Nacional emitió ayer por la tarde un alerta que abarcaba a varias provincias del centro y también al este de Catamarca. En la actualización de las 20, el organismo anunciaba para esta madrugada: “Se prevé que con el avance de un frente frío sobre el área de cobertura, vuelvan a generarse lluvias y tormentas de variada intensidad, algunas localmente fuertes, acompañadas de abundante caída de agua, intensas ráfagas de viento y caída de granizo”.