Nicolás Lynch fue citado por la Cancillería en Lima para que explique el motivo de su reunión con un grupo ligado a Sendero Luminoso. «Es inaceptable lo que hizo», opinan legisladores

La Cancillería de Perú convocó al embajador de ese país en Argentina por haber recibido en Buenos Aires a integrantes de una organización acusada de ser el brazo legal de la guerrilla Sendero Luminoso, informó este viernes esa dependencia gubernamental.

«Con relación a las declaraciones formuladas a una radio argentina, el embajador Nicolás Lynch ha sido llamado a Lima«, señaló un comunicado la Cancillería peruana.

Lynch señaló, en marzo pasado, a una emisora argentina, según se informó este viernes en Perú, que se reunió con integrantes del Movimiento Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), ligado a Sendero Luminoso, tras una manifestación que ese grupo organizó frente a la sede de la embajada.

«No eran muchos, yo los recibí, eran peruanos. (…) Creo que yo no estoy acá para juzgarlos, yo estoy acá para recibirlos e informar a la Cancillería», dijo entonces Lynch.

En su comunicado de este viernes, la esa dependencia gubernamental admite haber sido informada por el embajador de la reunión que mantuvo en su momento con representantes del Movadef, dos de los cuales le entregaron «un documento que demandaba amnistía para Abimael Guzmán -líder y fundador de Sendero Luminoso- y sus seguidores», según dijo Lynch.

El texto ministerial indica que las representaciones diplomáticas peruanas han recibido «nuevas y más rigurosas instrucciones» respecto a la actitud que tomar ante ese grupo, que estaría realizando una «campaña internacional» para dar a conocer sus fines.

Por su parte, la vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, Lourdes Alcorta, y el ex ministro de Defensa, Daniel Mora, ambos legisladores, calificaron la actitud del embajador de «inaceptable» e «inaudita». Ambos exigieron la inmediata destitución de su cargo.

El Movadef plantea una amnistía general a policías, militares y civiles que participaron en el conflicto interno que vivió Perú entre 1980 y mediados de los años 90, e incluye en esa medida a los insurgentes detenidos.

Según la Comisión de la Verdad y Reconciliación, el conflicto armado dejó en Perú un saldo de más de 60.000 muertos.

 

Fuente: AFP