Un reciente estudio reveló los fumadores eran un 33% más propensos a faltar al trabajo que los no fumadores y lo hacían una media de 2,7 días más por año. Además, el tabaquismo pasivo hace que sus hijos se enfermen más y deban quedarse a cuidarlos

Un informe publicado en el último número de la revista Addiction reveló que los fumadores faltan al trabajo hasta dos y tres días más al año que los no fumadores, un ausentismo que sólo en Reino Unido cuesta en torno a 1.400 millones de libras (1.700 millones de euros) anuales.

Los datos proceden de una revisión de 29 estudios independientes llevados a cabo entre 1960 y 2011 en Europa, Australia, Nueva Zelanda, los Estados Unidos y Japón, con un total de más de 71 mil trabajadores del sector público y privado.

Los autores del informe, pertenecientes a la Universidad de Nottingham (Reino Unido), se centraron en los hábitos tabáquicos de los trabajadores, y analizaron la frecuencia con que estos se habían ausentado en los dos últimos años.

Los fumadores eran un 33% más propensos a faltar al trabajo que los no fumadores, y faltaban al trabajo una media de 2,7 días más por año, según explicó Jo Leonardi-Bee, autor del informe.

Además, calcularon que los fumadores actuales eran un 19% más propensos a faltar al trabajo que los ex fumadores, por lo que animarles a dejar el tabaco podría provocar también “considerables ahorros de coste para los trabajadores”.

Los 1.400 millones de libras perdidas a causa de este ausentismo no incluyen otros factores, como la pérdida de productividad por fumar en los descansos y el coste de los cigarrillos.

Además, el estudio también demostró que los niños que viven con fumadores también tienen más probabilidades de faltar a la escuela.

Un tabaquismo pasivo que se relacionó con una mayor predisposición al desarrollo de diversas enfermedades, desde el asma hasta ataques al corazón, lo que hace que los trabajadores deban faltar al trabajo más a menudo para quedarse en casa con sus familiares enfermos.

Fuente: Reuters