Estiman que bajará en 20 días y se ubicará cerca de los 10 pesos. Los comerciantes aseguran que los valores son «normales». Las verduras registraron una suba anual de 43,3%

Es de público conocimiento que la inflación impacta paulatinamente en la mayoría de los productos y servicios. Entre las subas, el tomate sufrió un alza significativa y repentina en sus valores. En algunos locales, su precio oscila entre los $8 y $12, mientras que en otros lugares llegó a comprarse hasta $25 dependiendo de su calidad y tipo.

“El aumento en el valor del tomate es normal a esta altura del año ya que hay menos cantidad de mercado. Hay poco tomate porque el que viene del norte del país se está acabando”, afirmaron algunos productores al diario Clarín para justificar los cambios en el precio. Por su parte, algunos estiman que en unos 20 días va a bajar el precio.

Las intensas lluvias de las últimas semanas, que se extendieron desde la región pampeana hasta el norte del país, funcionaron como factores desencadenantes en el alza en el producto, ya que afectaron las zonas agrícolas y no se pudo recolectar la producción. Por ello, las verdulerías duplicaron sus precios en menos de 10 días.

La situación ya había sido advertida por el Mercado Central. Al respecto, esa plaza comercial sostuvo que “de las 36 especies frutihortícolas que integran la canasta básica, la única que -momentáneamente- podría ver disminuida su oferta es el tomate”. Además, aconsejó reducir el consumo del tomate por dos semanas, hasta que ingrese la producción originaria del cinturón verde del Gran Buenos Aires.

Sin embargo, los precios de la horticultura registraron subas a lo largo de todo el año. Según el Indec, las frutas presentan un alza acumulada del 36,26%, mientras que las verduras treparon hasta 43,31 por ciento.