Integrantes de la barra de Independiente arrojaron bombas de estruendo, una de las cuales afectó al arquero de Belgrano Juan Carlos Olave, y Laverni suspendió el partido que se jugaba en Avellaneda.

Ganaba el equipo cordobés 1 a 0, con gol de Jorge Velázquez.