Fracasó el intento del FCS para interpelar al ministro Francisco Gordillo en la Cámara de Senadores. Denunciaron que el Gobierno pretende ocultar hechos.

La oposición se movilizó ayer para respaldar la denuncia que realizó el senador nacional Oscar Castillo y lanzó duras críticas contra el Gobierno por el «encubrimiento» de las supuestas vinculaciones del ministro de Gobierno Francisco Gordillo y el jefe de Policía, Juan José Palomeque con los involucrados en la causa por el transporte de 90 kilogramos de marihuana. El bloque de senadores del FCS había presentado una nota para interpelar al ministro de Gobierno, Francisco Gordillo. Sin embargo, el bloque opositor no tuvo quórum para sesionar y no logró aprobar la iniciativa.
En conferencia de prensa, los senadores del FCS cuestionaron «las acciones planificadas por el oficialismo para impedirnos sesionar. Son todas maniobras destinadas a ocultar el nivel de corrupción y para evitar que los hechos salgan a la luz», expresó el presidente del bloque de senadores del FCS, Jorge Agüero. Es que la gobernadora Lucía Corpacci y el vicegobernador Dalmacio Mera se ausentaron ayer de la Provincia con lo que la senadora Nancy Barros debió hacerse del Ejecutivo. Con este panorama, la oposición no tenía el quórum para aprobar la interpelación y el bloque del FV no bajó.
«Nos llama la atención este tipo de maniobras en los que la gobernadora y el vicegobernador se alejan sin agenda previa. Se trata de una ineptitud de la Gobernadora para entorpecer la actividad legislativa», agregó Agüero.
Los senadores del FCS mencionaron una serie de interrogantes que pretendían plantearle al ministro Gordillo: quién dirigió el operativo; si es cierto que los funcionarios mencionados estuvieron presentes el día que se realizó el secuestro de la droga en el ingreso de El Portezuelo; cuál fue el procedimiento que desarrolló la Policía, entre otras como el funcionamiento de las pistas de aterrizaje en el interior. El senador Víctor Luna agregó que pretendían interrogar por otro operativo que se realizó en Salta y en el que se incautó cocaína que venía para Catamarca.
A su turno, el senador Ricardo Boggio fue duro cuando planteó: «El Ministro debe estar hasta el pupo para no querer dar explicaciones» y añadió: «Se esconde debajo de las polleras de la Gobernadora». En este sentido consideró que la protección del Ministro atenta contra el prestigio de la democracia.

Diputados
Los diputados del FCS también dijeron lo suyo a través de una conferencia de prensa. «Nos preocupa el nerviosismo del ministro (Francisco) Gordillo por la causa por los 90 kilos de marihuana. Elige descalificar en vez de salir a investigar para ayudar a esclarecer este caso. ¿Cómo pretende reorganizar la Policía y, con la nueva ley, tener un poder absoluto sobre la seguridad de la Provincia alguien que genera sospechas con su accionar? El ministro Gordillo no puede estar 5 minutos más en el cargo hasta tanto de esclarezca esta situación”.
Y el diputado Ricardo del Pino añadió: «Es preocupante la entrada de droga a Catamarca con tanta facilidad. Y en vez de investigar, el ministro de Gobierno (por Gordillo) se pone a armar payasadas; sus hijos juntaron 23 autos el domingo para recibirlo en Pomán como si fuera (Lionel) Messi que volvía de un mundial. Lo que tiene que hacer Gordillo es aclarar la relación que tiene con ‘estos muchachos’ implicados en la causa, al igual que el jefe de Policía”.
La estrategia crítica del oficialismo se completó con un comunicado conjunto en el que cuestionan el accionar que tuvo la Justicia Federal al manifestar que la intervención del fiscal federal fue posterior a las declaraciones periodísticas del senador Oscar Castillo. Pero también se hizo referencia a que el Gobierno pretende encubrir el caso (ver aparte).

Encubrimiento
«Es de resaltar lo insólito de la reacción oficial que lejos de asumir especial preocupación ante un hecho vinculado al crimen organizado, distintos referentes de alta responsabilidad política e institucional se encargaron de atacar arteramente al senador Castillo», expresaron los dirigentes del FCS en un comunicado. «Ante los hechos de encubrimiento, el Gobierno nos instaló a la ciudadanía que quien denuncia debe ser investigado. ¿Debemos los catamarqueños tener miedo al poder político?», preguntaron.