El ex juez español, flamante asesor de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de la Nación, recibió el DNI argentino y residirá en el país durante un año

El ex juez Baltasar Garzón se encuentra en el país cumpliendo la función de asesor de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de la Nación y ayer, a modo de homenaje, recibió la residencia temporal para poder desempeñar su tarea e ingresar al país sin restricciones.

Ayer, en el marco del acto por el lanzamiento de una nueva etapa del plan de viviendas Procrear, la presidente Cristina Kirchner le hizo entrega del DNI al ex juez y declaró: «Baltazar Garzón es un representante de una Justicia que no es solamente de los derechos humanos vinculados con las terribles dictaduras que asolaron en nuestros países. También lo es de los derechos humanos de segunda, tercera, cuarta, quinta generación que es el derecho a vivir con esperanza y con ilusión», señaló la mandataria.

Garzón, quien obtuvo un gran reconocimiento internacional por haber sentado en el banquillo por primera vez al dictador Augusto Pinochet, concurrió ayer a la segunda audiencia del juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la última dictadura militar.

Además, esta semana viajó a la provincia de Jujuy para reunirse con la líder de  la Tupac Amaru, Milagro Sala y luego hizo escala en la provincia de Corrientes, donde compartió una conferencia de prensa con el intendente de la capital provincial, Carlos «Camau» Espínola.

Garzón dio su opinión sobre varios temas de actualidad política en torno de los «fondos buitre» por el embargo de la Fragata Libertad, retenida en Ghana, elogió la política de derechos humanos del Gobierno y defendió la ley de medios.