Un acontecimiento de suma trascendencia se vivió en la noche del viernes en el barrio de Los Robledos, donde el jardín escolar que funciona en la escuela de la zona celebró sus bodas de plata.
Para el festejo, se contó con la presencia de una importante cantidad de padres, docentes de la mayoría de los jardines nucleados en el JIN Nº 11, además de funcionarios gubernamentales y vecinos.
“El inicio fue muy duro. Por aquellos años la escuela nos cedió un espacio físico de 3×3 y allí estuvimos por más de nueve años. Hasta que en el año 1996 logramos la construcción de nuestro propio edificio”, explicaron las maestras.
El jardín de infantes del barrio pertenece al JIN Nº 9 y a la escuela de Los Robledos, por ello el trabajo administrativo es doble, tanto en la parte administrativa, pedagógica, como en lo social.
Los docentes aprovecharon la ocasión para explicar las carencias del jardín.
“No tenemos el pavimento en el patio, que tanta falta nos hace. Teníamos serios problemas en la iluminación. Es una escuela rural, a pesar de lo mucho que ha mejorado”, recalcaron las autoridades.
En este contexto, los docentes resaltaron la conducta de asistencia de sus pequeños alumnos, a pesar de las grandes distancias que deben recorrer hasta llegar a sus aulas.
“El jardín alberga a chicos de diferentes puntos tales como el barrio Los Guaytimas y Los Rodríguez. Recorren distancias muy lejanas y lo mismo tienen una muy buena asistencia”, aseguraron las docentes.
La entidad cuenta en la actualidad con salas de 4 y 5 años, y posee una matrícula de más de 20 alumnos.