El presidente de Venezuela anunció en cadena nacional que reapareció el cáncer. “Si algo ocurriera yo les pido que voten por Nicolás Maduro”, afirmó. El bolivariano viaja a Cuba este mismo domingo para someterse a una nueva operación. Su futuro es incierto. Video

En la madrugada del viernes 7 de diciembre, Hugo Chávez regreso a Caracas desde La Habana. Había pasado más de una semana de ausencia y las especulaciones sobre su salud crecían.

En el contexto, no es ilógica la sucesión de rumores. Cada vez que el bolivariano visitó Cuba en los últimos dos años volvió con malas noticias. La peor llegó el 30 de junio de 2001, cuando desde La Habana el propio mandatario anunciaba al mundo que padecía cáncer. Desde esa fecha, la enfermedad se profundizó, como también se hicieron más notorias las estrategias de ocultamiento del chavismo.

Nadie sabe a ciencia cierta qué tiene Chávez. No se conoce qué tipo de cáncer padece. Cuántos tumores le fueron extirpados. No se difundió su expectativa de vida. Todos estos datos deberían ser de dominio público.

Y este sábado 8 de diciembre, lo volvió a hacer. El mandatario venezolano dejó mudo al mundo con su anuncio. En una alocución de poco más de media hora, que incluyó rezos y canciones, anunció la reaparición del cáncer.

Después de que en una reciente revisión en Cuba los doctores le detectaran células malignas, el mandatario pidió permiso a la Asamblea Nacional para volver a La Habana para una intervención.  «Lamentablemente en esa revisión exhaustiva surge la presencia en la misma área afectada de algunas células malignas», dijo el mandatario en cadena nacional desde el palacio de Miraflores, acompañado por el vicepresidente y canciller Maduro.

Lo más impactante del anuncio fue su determinación a la hora de pedir el apoyo para quien el considera su sucesor: Nicolás Maduro.

«Si, como dice la Constitución, se presentara alguna circunstancia sobrevenida que a mí me inhabilite para continuar al frente de la Presidencia, bien sea para terminar los pocos días que quedan y sobre todo para asumir el nuevo período, Nicolás Maduro debe concluir el período», dijo.

El bolivariano, en sus 14 años de Gobierno, se ocupó personalmente de frenar las carreras políticas de sus funcionarios. Si uno perfilaba como heredero, automáticamente lo quitaba de la función del Ejecutivo y lo mandaba a pelear en el barro de las gobernaciones. Allí, pocos resisten los embates de la gestión día a día y terminan diluyéndose como posibles figuras presidenciables.

En esta oportunidad, Chávez no tiene más remedio que promocionar a Maduro. El ex canciller y hoy vicepresidente viene de la arena sindical.  Es el hombre que el bolivariano eligió para seguir con la “revolución. Para seguir “construyendo patria”, como dijo en su intervención.

El presidente de Venezuela, por primera vez desde que se conoció su enfermedad, admite que puede no estar bien para conducir el país. Admite, con su pedido de respaldo a Maduro, la posibilidad de dejar la Presidencia. Es más, por primera vez  hace público que teme morir en la próxima operación.

“Muchos me dijeron que no diga esto, pero yo creo que es vital decirlo”, confesó el bolivariano justo después de explícitamente pedir la continuidad del chavismo post Chávez.

En el ya usual contexto de secreto chavista, poco se sabe de la operación. Sólo se conoce que será en Cuba, donde el castrismo cobija su secretismo. Aún es demasiado pronto para saber cuánto afectará la notcia a la performance oficialista en las elecciones regionales del 16 de diciembre.