Su cráneo no presentaba fisuras ni quebraduras. Su abuelastro, único detenido, se declaró inocente. Dijo que encontró al niño inconsciente en el campo.

El conmovedor caso del niño de 10 años que fue internado en el hospital de Niños Eva Perón durante el fin de semana como consecuencia de diversas lesiones tuvo el peor desenlace ayer, cuando los médicos del nosocomio diagnosticaron su muerte. Una grave infección por Brucelosis, sumada a una deficitaria nutrición, los aparentes ultrajes y lesiones sufridas habrían sido las principales causas de su fallecimiento. En tanto, la pareja de su abuela, un sujeto identificado como Argelino Reales, de 25 años, es el único sospechoso que tiene la causa por el momento.
El pequeño había sido internado el viernes en el mencionado nosocomio con diagnóstico de lesiones, derivado desde el hospital de Tinogasta. No obstante, al analizarlo, los médicos comenzaron notar que su cuadro era muy grave.
A medida que se le fueron practicando los análisis, el pronóstico de su salud cambió de reservado a “grave”. Además de lesiones y un desalentador cuadro de desnutrición, el pequeño sufrió una hemorragia cerebral grave y tenía una infección en su cuerpo causada por brucelosis.

 

Autopsia
En la tarde de ayer en la morgue municipal se concretó la autopsia ordenada por el fiscal de la Unidad de Delitos Criminales, Roberto Mazzucco (h).
Según información a la que pudo acceder este diario, el forense habría detectado que la causa del deceso fue un golpe en su cabeza. Lo llamativo fue que no había fisuras ni quebraduras en su cráneo, por lo que la hemorragia se explicaría por el número bajo en sus plaquetas.
Declaró el detenido
Los datos surgidos en la instrucción revelarían que el niño no vivía con sus padres, quienes estaban separados, y que además había abandonado la escuela de régimen Especial a la que asistía, por lo que se fue a vivir con su abuela materna. Por esta razón, compartía mucho tiempo con el acusado (novio de su abuela) y, al parecer, habrían entablado una buena relación por lo que juntos solían ir hasta el puesto de ovejas distante a 30 kilómetros de la vivienda.
En su declaración, Reales habría relatado que el día en que lo llevó a internarlo, había estado con el niño hacía ya 3 días en el paraje denominado “La Quebrada Seca”. No obstante, ese día tuvo que ir a buscar a las ovejas en otro lugar que dista a unas dos horas y media aproximadamente a caballo, por lo que dejó solo al pequeño, y al regresar, lo habría hallado tirado unos metros fuera del rancho. Su cuerpo habría estado lleno de hormigas y estaba inconsciente. Por estas razones decidió llevarlo a caballo hasta el hospital.
Ahora la fiscal Silvia Álvarez esperará los resultados que arrojen las pericias y autopsia realizadas al menor en la ciudad Capital para saber qué imputación o de qué manera continuará la investigación.