El técnico se reunirá hoy con el presidente Daniel Angelici, quien le ofrecerá hacerse cargo del plantel tras la salida de Julio Falcioni. El “Virrey” tuvo dos exitosos períodos como DT.

Daniel Angelici decidió escuchar a los hinchas y en base a la voz de la multitud decidió: no renovarle el contrato a Julio César Falcioni y contactarse con Carlos Bianchi para ofrecerle ser el próximo entrenador de Boca.

El cónclave entre el presidente y el entrenador se concretará hoy. Para los dirigentes y los simpatizantes es un avance que el “Virrey” haya aceptado la reunión no manifestando su rechazo al cargo de manera anticipada.

Según publicó el diario La Nación,  César Martucci, secretario general del club  explicó que: “Si él acepta una reunión es que existen posibilidades de tratar de convencerlo. Nosotros le haremos una propuesta, él hará la suya y veremos si podemos llegar a un acuerdo».

Esta realidad es muy diferente a lo ocurrido en las anteriores oportunidades en que los dirigentes de Boca tuvieron que salir a buscar un entrenador y Bianchi anticipadamente expresó que no tenía intenciones de volver a dirigir.

El prosecretario general de Boca, Marcelo London, uno de los más cercanos al entorno del entrenador, manifestó su optimismo sobre la vuelta del DT más ganador en la historia del club y adelantó que “él quiere dirigir».

La negociación será compleja: Bianchi tiene un pasado con muchos títulos en el club, por lo cual las expectativas son muchas y esto podría ser un inconveniente a futuro; la figura de Juan Román Riquelme, es otro aditamento: el entrenador lo tiene entre sus favoritos pero el presidente ya le cerró la puerta definitivamente; y por último está la enemistad entre el DT y Mauricio Macri.

A diferencia de lo que ocurrió en 2007 y 2010, el propio “Virrey” dijo hace poca semanas que el director técnico sigue “durmiendo la siesta” pero la reunión de hoy podría ser el despertador.

 

Las negativas

 

La última etapa de Carlos Bianchi en Boca fue como manager de la institución, puesto al cual renunció en enero de 2010, tras la ida de Alfio Basile y en medio de un clima interno enrarecido.

Entre las versiones sobre su salida se mencionó el hecho de que la dirigencia había presionado al entrenador para que asuma como DT, y ante la insistencia prefirió abandonar la institución ya que no estaba entre sus intenciones volver al banco de suplentes.

A fines de ese año, y con la renuncia de Claudio Borghi concretada, los dirigentes volvieron a la carga y otra vez la respuesta fue no. En 2007, tras no renovarle el contrato a Miguel Ángel Russo, Pedro Pompilio lo fue a buscar pero Bianchi no aceptó el convite y dio el nombre de Carlos Ischia, quien terminó haciéndose cargo del plantel.

El Virrey dirigió a Boca en dos etapas entre 1998 y 2001 y 2003 y 2004, en las cuales consiguió cuatro campeonatos locales (Apertura 1998, 2000 y 2003, y Clausura 1999), tres Copas Libertadores (2000, 2001 y 2003) y dos Intercontinentales (2000 y 2003).