La ley fue aprobada anoche en la Legislatura y busca evitar ruidos molestos. El Planetario amaneció con auriculares gigantes

La normativa fue sancionada en la última sesión ordinaria de la Legislatura, donde se efectuaron modificaciones al Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad impulsadas mediante expedientes de los diputados Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica, y Daniel Lipovetzky, del PRO.

Por un lado, quedó firme la prohibición del uso de «equipos de reproducción musical y video que emitan sonido, sin audífonos o auriculares en todos los vagones de subterráneos» para «evitar ruidos molestos que perturben a la mayoría de los pasajeros como sucede habitualmente«.

Asimismo, amplía el impedimento a los pasajeros de colectivos dado que “estos dispositivos tecnológicos portátiles que permiten reproducir música y videos en alto o bajo volumen, sin audífonos o auriculares, donde hay gran concentración de personas, generan molestias a quienes deciden no emplear dispositivos de ningún tipo”.

Los legisladores establecieron además que tanto las empresas dueñas de las líneas de colectivos como en la red de subtes “deberán exhibir un cartel, dentro de los habitáculos, en un lugar visible, haciendo constar en forma clara y legible la prohibición”.

«Creemos que por una `cuestión de derecho´ cada persona debe tener la posibilidad de escuchar lo que sea de su agrado, siempre y cuando esto no perturbe el medio ambiente ni a afecte a terceros”.