La presidente Dilma Rousseff celebró la construcción de un estadio de futbol en Fortaleza. Tiene capacidad para 67.000 personas y costó 285 millones de dólares

La presidente de Brasil Dilma Rousseff inauguró en Fortaleza el primero de los 12 estadios del Mundial-2014, tras meses de polémica por el retraso en las obras.

La presidente dio un puntapié inicial en el centro del campo del estadio «Arena Castelao», ante las cámaras de televisión y junto al gobernador del estadio de Ceará, Cid Gomes y el ministro de Deportes, Aldo Rebelo.

Rousseff también develó una placa conmemorativa en este estadio renovado que también será utilizado en la Copa Confederaciones en junio de 2013.

«Recientemente estuve en Londres en un estadio, y debo decir que el Castelao muestra a Brasil que somos capaces de ganar en el campo y fuera del campo. El Castelao pueba que el brasileño es capaz de superar los obstáculos para construir una obra de esta envergadura», dijo la presidenta.

Con una capacidad para 67.000 espectadores la obra consta de una serie de estructuras metálicas que recuerdan a la «cultura del mar, que está muy presente en el estado de Ceará», explicó Ferruccio Feitosa, secretario estatal especial para la Copa del Mundo.

Costó unos 285 millones de dólares y está situado en una zona considerada uno de los 73 puntos críticos de prostitución infantil y el tráfico de drogas en Fortaleza, de acuerdo a una investigación de la asamblea municipal en 2011.

El retraso en las obras ha causado rispideces entre Brasil y la FIFA, aunque el ente rector del fútbol mundial ha reconocido que se adaptó a los tiempos del país sudamericano.

El Mundial-2014 se disputará entre el 12 de junio y el 13 de julio.