El Obispo de Catamarca dio su mensaje de Navidad a la feligresía. Lamentó las confrontaciones sociales, la inseguridad y la violencia, y convocó al diálogo, la reconciliación y la solidaridad.

El texto del mensaje del Obispo Luis Urbanc es el siguiente:

“Con dolor debemos reconocer que llegados al fin de este año los argentinos nos encontramos sumidos en confrontaciones muy marcadas. Estamos enfrentados, divididos, sospechamos unos de otros y no logramos ponernos de acuerdo en proyectos que ayuden a todos los argentinos, empezando por los más necesitados. Han aparecido nuevas formas de violencia que se cobran víctimas a destajo, especialmente por falta de seguridad. Muchos jóvenes, adolescentes y niños están atrapados por la droga y viven sin presente ni futuro. Se trata de una herida gravísima, que no puede ser negada por la nostalgia del pasado, ni ocultada por la fuga hacia un futuro fantasioso. Es una enfermedad de mal pronóstico, pero ni aún así logramos unirnos como pueblo.
“La falta de reconciliación es nuestra gran herida social. Las heridas hay que reconocerlas, atenderlas y curarlas. Pero, sin ignorar esta herida, debemos seguir adelante, mirando bien todos los signos de vida y salud de nuestro cuerpo social: la solidaridad, las obras de bien que muchos en el anonimato llevan a cabo, las grandes posibilidades que nos sigue ofreciendo nuestra tierra.
“Por tanto, que esta celebración del Nacimiento de nuestro Salvador, nos impulse a reflexionar cómo nuestro lenguaje, los silencios y descalificaciones impiden que nos escuchemos e inducen a que dejemos de lado el auténtico diálogo que necesitamos a nivel de familia, comunidades, instituciones y personas en particular.
“El Santo Padre, Benedicto XVI nos propuso como lema de la próxima jornada mundial de oración por la paz (1 de enero de 2013) una de las bienaventuranzas (Mt 5,9) “Bienaventurados los que buscan la Paz”. Le pidamos al Niño de Belén, Príncipe de la Paz, que irradie su Luz en las oscuridades de nuestros corazones para que sepamos ver cuántas cosas bellas hay y que las cuidemos y multipliquemos para que vivamos en paz. Que podamos construir una realidad en paz, con la certeza de que ésta en primer lugar debe forjarse en los corazones de cada uno de los que pisamos este suelo argentino y que se continúa con los hermanos que tenemos más cerca: familiares, amigos, compañeros de trabajo o de estudio y vecinos. Y extendiéndola a todo ser humano, cercano o lejano, conocido o desconocido, que piensa o no igual que uno, etc.
“Que la Virgen Madre, San José su casto esposo, y el mismo Niño Jesús los colmen de bendiciones en estos días para que sean instrumentos eficaces de Paz. ¡Muchas Felicidades!”.