La navidad de 2012 terminó con un espectáculo astronómico poco habitual y pudo ser apreciado a simple vista.  Por la noche pudo verse cómo el planeta más grande del Sistema Solar se posaba a un lado de la Luna, que además estaba en su fase llena.

Este suceso planetario, si bien había ocurrido el pasado 28 de noviembre, suele producirse cada 13 o 14 años.

Pero a diferencia del hecho anterior, que duró unos pocos segundos, en esta oportunidad el fenómeno se extendió durante varias horas.

Este suceso planetario, si bien había ocurrido el 28 de noviembre último, suele producirse cada 13 o 14 años. El del mes pasado, había durado unos pocos segundos.

En cambio, en esta oportunidad, el fenómeno se extendió hasta gran parte de la madrugada de hoy (pasadas las 3) y para quienes lo disfrutamos pudimos ver con claridad a  Júpiter, reposado al oriente del satélite natural como si fuera una estrella. Esto fue posible porque se trata del segundo planeta más brillante del cielo, tras Venus.

Además, en esta ocasión, pudo ser visto a la perfección porque el cielo estaba prácticamente despejado, una situación muy distinta a la de ayer, cuando las lluvias con ráfagas de vientos del sector sur trajeron el alivio después de una jornada sofocante.

A fines de noviembre, hubo numerosas ciudades de todo el mundo que se perdieron el momento porque las condiciones climáticas no eran las óptimas.

En tanto, quienes recurrieron hoy al uso de telescopios lograron disfrutar con más detalle este fenómeno, muy poco recurrente, pero que deleitó.

Artículo anteriorGordillo entregará equipamiento a las fuerzas policiales
Artículo siguienteRamón: "Bianchi y yo prestigiamos al fútbol"