«Hasta la gente de Boca está contenta con mi regreso», dijo el DT de River y ya comenzó con las chicanas al clásico rival tras la vuelta del «Virrey»: «Mirá lo grande que somos que un hincha de River le hizo ganar todo a Boca»

Volvió Ramón Díaz tal cual se lo conoce: pícaro, con espíritu ganador, motivador nato, sabiondo del fútbol en todos sus momentos, dentro y fuera de la cancha, lugar este último desde que comenzó a pisar la pelota aprovechando que, cuando quiera, tendrá una cámara a disposición.

Su regreso coincide con el de Carlos Bianchi a Boca y así, el que gana es el deporte que más quieren los dos: «Nosotros le damos prestigio al fútbol argentino, le damos nivel, le damos cosas que antes no tenía. Nos estaban extrañando».

Y aprovechando la ocasión, comenzó con el juego de las declaraciones: «Hasta la gente de Boca está contenta porque conmigo la pasa bien: yo los cargo, ellos me cargan…»

Frente a un micrófono, el riojano la tiene clara. ¿Quién es más importante: vos para River o Bianchi para Boca?, le preguntaron: «Él significa todo para Boca y yo, para River. Estamos en veredas opuestas. Aunque él es hincha de River, eh. Mirá lo grande que somos que un hincha de River le hizo ganar todo a Boca, je», cerró Ramón, atrevido, a la consulta del diario Olé.

El DT sabe, sin embargo, que lo importante es lo que pase líneas de cal hacia adentro y para eso se prepara.

«Nos vamos a reforzar, estamos buscando jugadores de primer nivel. Todo se puede. Y además, mirá los equipos que salieron campeones en estos últimos años: Banfield, Argentinos, Arsenal… ¿Cómo no vamos a tener expectativas nosotros?», dijo respecto de las chances de River de volver a pelear por cosas importantes.

Los refuerzos

Juan Iturbe: «Me gusta, juega bien, muy bien. Es agresivo, encarador, te mata en velocidad. Juega bien y es joven: tiene para crecer todavía. Estamos negociando».

Leonel Vangioni: «Por suerte lo cerramos rápido. Lo quiero para atacar».

Adalberto Román: «A él, como a todos, habrá que tenerle paciencia. He visto jugadores que la pasaron mucho peor que él. Si el equipo juega bien, todo cambia rápidamente».

Los sueños

D’Alessandro: «Si me dieran un cheque en blanco lo traería a él. Conoce al club, la gente lo quiere. No es fácil traerlo de Brasil pero para River nada es imposible».

Esteban Cambiasso: «Tiene llegada, técnica, gol. Es completo».

Los chicos

«Hay un par de pibitos que juegan muy bien. En la Quinta y en la Sexta vi muy buenos jugadores. Pero son chiquitos y los vamos a ir subiendo de a poco».

Dudas y confirmaciones en el plantel

Funes Mori: «El pibe es goleador pero hay que trabajarlo, es joven. Tiene que aprender algunas cosas, manejar mejor los tiempos. Ya estamos trabajando en eso».

David Trezeguet: «Me preocupa porque vino de Europa y ahí las exigencias son grandes desde que llegás hasta que te vas: te exprimen al máximo. Ojalá lo pueda recuperar».

Leonardo Ponzio: «Empezó siendo el capitán y si va a seguir es cuestión de los jugadores, lo eligen ellos».

El entrenador aseguró que en el plantel no hay ni habrá intocables y apeló a Messi para ejemplificar esta sentencia: «Él es intocable pero porque hace 40 goles por partidos».

Entiende que los buenos jugadores «se ponen solos» y adelantó que no se atará a un esquema a la hora de jugar: «Podemos hacerlo de muchas formas. Hay que buscar la forma de acuerdo a las características de los jugadores. Por momentos vamos a defender con tres o con dos…»

«Queremos que el equipo cambie. Y vamos a contagiar a la gente. Volvió la alegría», cerró.

Artículo anteriorJúpiter pudo volver a verse a simple vista
Artículo siguienteLa Gobernadora reúne a los intendentes oficialistas