La Policía de la Provincia secuestró durante todo el fin de semana pasado una importante cantidad de elementos pirotécnitos no autorizados para la venta.

Personal de la División Explosivos de la fuerza provincial procedió al secuestro de una importante cantidad de fuegos artificiales luego de recorridos por puestos callejeros y locales céntricos no habilitados para la comercialización.

Dicha mercadería fue valuada en una cifra aproximada de tres mil pesos; presentaba algunas irregularidades en cuanto a la conservación y fabricación, con pólvora suelta en algunos casos.

Cabe señalar que los procedimientos se realizaron en coordinación con inspectores pertenecientes al municipio capitalino.

Artículo anterior“Los frutos de la gestión van a comenzar a verse muy pronto”
Artículo siguienteColas interminables en el Nación