Sólo para armar el proyecto se demorará alrededor de 9 meses. Esta línea permitiría asegurar el abastecimiento de los próximos 20 años.

Un proyecto con un horizonte de 20 años, que permita garantizar el servicio energético para el Valle Central de la provincia, sea cual fuere la demanda de la población. Esa es la idea que mantiene el ministro de Servicios Públicos, Luis Romero, para traer una instalación de 500 kilovoltios, un tendido de alta tensión similar al que hizo la provincia de La Rioja desde Recreo (La Paz) y que se niega -con justo motivo- a compartir con la provincia de Catamarca.
Este tendido se haría desde la localidad de Lavalle, en el límite con la provincia de Santiago del Estero en el este provincial, y que es un punto mucho más cercano para tomar el Interconectado Nacional que desde Recreo u otro sitio de la geografía provincial.
El ministro Romero admitió que ya dio la orden para que se comience a trabajar en la definición del proyecto, que demandará por lo menos 9 meses de armado, para luego presentarlo, solicitarlo y finalmente, darle curso para su concreción.
En el medio, hay varios obstáculos. El primero es el costo, estimado según el ministro al día de la fecha, en 130 millones de dólares (639,6 millones de pesos según la cotización actual), para lo cual seguramente la instalación de esta línea podría demandar la búsqueda de un financiamiento externo.
Aun así, Romero insistió en que con esa línea, se acabarán los paliativos, los parches hechos en la red eléctrica y los millonarios desembolsos en alquileres de generadores, por los cuales hasta la fecha la provincia paga 4 millones de pesos por mes por el combustible que gastan, para potenciar 7 líneas de distribución troncales en la Capital provincial, en la ciudad de Chumbicha y en el departamento Tinogasta.
«Se está trabajando arduamente, no se puede decir que no se está haciendo nada. Con esta línea, tendremos un horizonte de abastecimiento asegurado por los próximos 20 años», recalcó Romero, en el encuentro con la prensa que mantuvo el sábado pasado.
Si la expresión de deseo del ministro se cumple, se trataría del primer paso adelante respecto a la solución de los problemas crónicos del servicio eléctrico. Apenas hace 12 meses, las soluciones sólo se pensaban en función de la urgencia.

 

Normalizar a los «colgados»
Un punto en el que tanto los funcionarios de la empresa Energía Catamarca SAPEM, Guillermo Dalla Lasta, y Marcos Denett (director y vice respectivamente) como el ministro de Servicios Públicos, insistieron y reforzaron, en la decisión de normalizar el suministro de energía a los vecinos que están «colgados» o conectados directamente a la red de distribución eléctrica. Los encargados del área comercial de la EC SAPEM señalaron que ya se realizaron 1.482 normalizaciones en los barrios periféricos (uno de ellos es Mi Jardín, en el norte) y 2.500 conexiones de usuarios nuevos. Las normalizaciones tienen un efecto directo en el servicio: mejoran la calidad de la energía hacia los barrios aledaños porque así no se recalientan las líneas ni se rompen los transformadores.

 

CALL CENTER
? El presidente de la EC SAPEM, Guillermo Dalla Lasta, admitió que las mayores críticas de parte de los usuarios es por la falta de respuesta de la empresa a los teléfonos donde se reciben reclamos. Hoy sólo hay un telefonista, con tres líneas y una radio. Eso se convertirá en un call center con 3 telefonistas, líneas rotativas y computadoras.

Artículo anteriorLa Capital dejó de percibir más de 20 millones
Artículo siguienteLos hitos del año deportivo, parte II