El pivote de 37 años regresó al conjunto cordobés donde fue figura hace 15 años. Más de 4500 personas colmaron el estadio Cerutti donde el ex jugador de San Antonio Spurs metió dos puntos en los 19 minutos que jugó.

Y un día volvió. Regresó para jugar en la Liga Nacional y ponerle un punto final a su carrera. Fabricio Oberto jugó anoche su primer partido en Atenas en esta nueva etapa. Salió a la cancha ovacionado por un público ansioso por su presencia y con la camiseta 7 sobre su espalda.

El pivote de 37 años volvió al conjunto cordobés después de 15 años, cuando jugó su último encuentro en una recordada final con Boca en el Luna Park. En la temporada 97/98 Oberto terminó de demostrar que tenía condiciones para jugar en las mejores ligas del mundo.

El ex jugador de la Selección Argentina convirtió 2 puntos en los 19 minutos que jugó. Luego tuvo que retirarse con un corte en la cabeza debido a un choque que tuvo con el jugador de Argentino de Junín, Kavon Litch.

Atenas venció a Argentino por 82 a 59 y así cortó una serie de tres partidos sin triunfos. Los cordobeses sueñan con mejorar en la Liga Nacional con la incorporación de un jugador que proviene de una etapa importante en la NBA.

El estadio cordobés tuvo a mas de 4.500 personas presentes en el regreso de Fabricio Oberto. Entre ellos estaban Marcelo Milanesio, Pichi Campana y Rubén Magnano. Con un anillo con los San Antonio Spurs en su vidriera y la satisfacción de haber sido parte de la generación dorada de la Selección, Oberto volvió a Atenas, al lugar donde quiere ser feliz y decir adiós por última vez.

Artículo anteriorMinería: Más inversión, más empleo local
Artículo siguienteNo hay dos sin Treze