camyen

Un grupo inversor extranjero estaría interesado en iniciar la etapa de perforación en Tinogasta, en la zona de la localidad de La Hoyada, al norte del departamento.

El área a explorar para determinar posible cantidad y calidad de los minerales corresponde a la zona donde la empresa estatal minera (Camyen-SE) y CAT GOLD sellaron sociedad.

En ese sentido, autoridades de esta última se reunieron ayer con el ministro de Producción y Desarrollo, Ángel Mercado, y le comentaron los avances de los estudios a emprender para procesar volumen y calidad del oro y el cobre.

La noticia fue muy bien recibida por la Provincia, dado que la aparición de inversionistas -más aún en esta época del año- es un desafío para todos los distritos mineros argentinos.

Las perforaciones son trabajo de alto riesgo económico para las empresas, dado que los resultados positivos no están asegurados y hacer este tipo de movimiento demanda maquinaria y personal especializado.

Pero por otro lado, el desembarco de los inversores es un paso muy importante en el desarrollo del departamento y permitirá la reactivación de la actividad minera en la zona.

Cabe recordar que el intendente de Fiambalá, Amado Quintar, habló hace casi dos meses sobre el proyecto minero La Hoyada, en el que trabaja la empresa Cat Gold en la localidad de Las Papas, y dijo que el oro encontrado allí lleva a pensar que el emprendimiento incluso pueda ser más grande que Bajo La Alumbrera.

El intendente confirmó esta noticia, que ya era vox pópuli entre la gente de Fiambalá.

“Seguramente esto va a ser un éxito llamando a la gente para que también administre los recursos de la minería y sirva también para mandar a los hijos nuestros a las universidades, para especializarse sobre medio ambiente”, remarcó Quintar.

Al respecto, el intendente aseguró que se propondrá el diálogo con los sectores que se opongan a la actividad, que generará nuevas formas de trabajo en la localidad a través de la Secretaría de Minería.

El intendente expresó que en el norte de Fiambalá se consiguió la licencia social porque se benefició directamente a la comunidad con fuentes de trabajo, mejoras en los servicios y demás beneficios sociales.

“En Las Papas se hizo un cambio importante de los panales solares que se habían colocado hace tiempo para que los vecinos tengan energía, pero se fueron agotando las baterías y ahora se hizo una remodelación con paneles más grandes. También la línea de alumbrado público y la provisión de energía a los vecinos se la venía haciendo con una línea precaria y también se la cambió”, concluyó el jefe comunal fiambalense, Amado Quintar.