hacker

La marca de automóviles Jeep se suma a las empresas estadounidenses que han sido vulneradas por piratas informáticos, después de Burguer King, Apple y Facebook.

Apple indicó, este martes, que sólo un pequeño número de computadoras Macintosh de sus empleados fue vulnerado. En esta misma línea, la compañía capiteanada por Tim Cook dijo que «no hay pruebas de que ningún dato haya salido» de la empresa y que está trabajando para identificar a los hackers.

A los pocos minutos del anuncio, la marca autromotriz Jeep reveló que su cuenta de Twitter había sido hackeada. Los cibercriminales escribieron mensajes ofensivos. El lunes, la cuenta de Burger King en la misma red social de microblogging fue blanco de piratas cibernéticos, quienes publicaron el equivalente online a un graffiti y tuits con poco sentido.

Facebook reveló, el viernes pasado, que unos hackers no identificados que fueron rastreados hasta China habían infiltrado ordenadores de sus empleados con un sofisticado ataque, aunque no hubo información de usuarios comprometida.

Twitter aseguró, el 2 de febrero, que alrededor de 250.000 usuarios fueron víctimas de hackers «sofisticados». «Este ataque no fue el trabajo de aficionados, y no creemos que haya sido un incidente aislado», dijo el director de seguridad de información del microblog, Bob Lord, en un post.

Esa misma semana, los periódicos The New York Times y Wall Street Journal habían informado que sus sistemas informáticos habían sido blanco de piratas informáticos.

El 6 de febrero se supo que la Reserva Federal de los EEUU fue atacada por havkers que obtuvieron información de la entidad. Unos días después, el 8 de febrero, se informó que el Servicio Secreto investigaba la intrusión en los correos de miembros de la familia Bush que hizo públicos datos como direcciones, correspondencia y teléfonos.

El 4 de febrero, después de denuncias realizadas por varios medios locales perjudicados, el Departamento de Energía de los Estados Unidos anunció que en el mes de enero fue atacado por piratas informáticos que le robaron datos sobre sus funcionarios y subcontratistas, pero no sus informaciones clasificadas.

Artículo anteriorRamón, fiel a su estilo: "Por supuesto que no quiero que a Boca le vayan bien las cosas"
Artículo siguienteLos gremios volvieron a rechazar dos ofertas que hizo el Gobierno