Real Madrid - Barcelona

El «Merengue» derrotó 3 a 1 al elenco catalán y espera por el ganador de Sevilla-Atlético Madrid.

Cristiano Ronaldo en dos ocasiones y Varane anotaron para los de Mourinho, mientras que Jordi Alba marcó el descuento.

Las dos potencias del fútbol mundial se cruzaban en el choque de vuelta por las semifinales de la Copa del Rey. Ambos equipos llegaron con la presión de ganar dadas sus dificultades en la Champions League.

El partido comenzó a la altura de las expectativas. El Real Madrid salió a buscar el gol obligado para lograr su pasaje a la final del torneo, mientras que el Barcelona ignoró el 1 a 1 del duelo en el Santiago Bernabéu y no consideró en ninguna circunstancia la especulación.

El espectáculo transcurría con un vértigo insoslayable y a los 12 minutos del primer acto, en una corrida de Cristiano Ronaldo con el balón dominado, Gerard Piqué no pudo ante los amagues del galáctico y lo bajó dentro del área.

El propio CR7 fue quien se encargó de ejecutar la pena máxima y desde los 12 pasos marcó el primer tanto que le permitía al conjunto de la “casa blanca” soñar con eliminar al elenco blaugrana en su cancha: 1 a 0 para mantener la calma.

En el complemento el Real Madrid comenzó mejor posicionado en el campo de juego, ya que cada vez que el equipo catalán mantenía la pelota, todas las camisetas blancas se encontraban detrás de la línea del balón. Un esquema muy similar al que le presento Mourinho cuando dirigía al Inter y conquistó la Champions League.

Los catalanes se acercaban al arco de Diego López, pero no concretaban sus acciones. Generaba insinuaciones, pero no las convertía. Hasta que en un contragolpe perfecto, en el que Ángel di María fue el principal protagonista dejando a Puyol desparramado por el piso, el Real Madrid logró ampliar la diferencia. En el mano a mano entre el rosarino y Pinto, el arquero pudo desviar el remate de “Fideo”, pero en el rebote Cristiano Ronaldo anotó el 2 a 0.

El golpe fue tan duro que en un córner, cuando nadie se esperaba una goleada, Raphael Varane de cabeza concretaba una humillación que dolerá por mucho tiempo: 3 a 0 y resignación catalana.

El gol de Jordi Alba sobre el cierre del partido sólo sirvió para la estadística, ya que a esas alturas el conjunto culé ya estaba de rodillas ante el máximo candidato a quedarse con la Copa.

Ahora el Real Madrid espera en la final al ganador del choque entre el Sevilla y el Atlético Madrid, sin descuidar sus compromisos de Champions, mientras que el Barcelona buscará vengarse el próximo fin de semana en el Santiago Bernabéu y deberá prepararse para remontar un 0-2 ante el Milan por los octavos de final de la “Orejona”.

 

Formaciones:

Barcelona: José Manuel Pinto; Daniel Alves, Gerard Piqué, Carles Puyol, Jordi Alba; Sergio Busquets, Xavi Hernández, Andrés Iniesta; Pedro, David Villa y Lionel Messi. DT: Jordi Roura.

Real Madrid: Diego López; Álvaro Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe, Fabio Coentrao; Sami Khedira, Xabi Alonso; Ángel di María o Kaká, Mesut Özil, Cristiano Ronaldo; y Gonzalo Higuaín. DT: José Mourinho.

Árbitro: Undiano Mallenco.

Cancha: Camp Nou.