Mianovich

“Necesariamente tenía que suceder”, dijo. “La intervención terminará los primeros días de marzo. Y el distrito de Caleta Olivia tendrá su nuevo gerente”, comentó en una entrevista radial, sin dar nombre de quién será el responsable del distrito caletense, el cual es uno de los más problemáticos por las carencias estructurales en cloacas y agua potable.

Mihanovic no aparecía por los medios desde hace varias semanas, a pesar de que la Intendencia había declarado la “emergencia en higiene y salubridad” por las masivas pérdidas cloacales en esta urbe, y por todas las situaciones que causó la lluvia del fin de semana. Pero el interventor aclaró que no estuvo “de vacaciones”, sino que se ausentó por “serias cuestiones personales”.

No obstante, Mihanovic, regresará a Río Gallegos, donde seguirá cumpliendo funciones como uno de los directores de la empresa.

“Desde el momento en que empezó la intervención, había 96 pérdidas (cloacales) y hoy hay 42, hubo un trabajo en lo funcional”, se jactó sobre su labor en el área de saneamiento, aunque reconoció que se necesita un “trabajo planificado” y a largo plazo, “más allá de trabajar sobre las coyunturas”.

Por otra parte, dijo sentirse “agradecido” de Caleta  y “del trato que me han dispensado en todos los aspectos, desde los vecinos, hasta el personal de SPSE, al que se puso en valor, más allá de las dificultades, valorando el recurso humano”.

“Estoy muy tranquilo de conciencia. No me guardé nada en cuanto a lo que podía llegar a dar”, reconoció.

Esta despedida pública de Mihanovic se da días después que el gobernador Daniel Peralta se habría comprometido en nombrar a un gerente radicado en Caleta como nuevo interventor de la empresa, haciendo caso al pedido que le hizo el nuevo presidente del Concejo Deliberante, Víctor Chamorro.

También el sector combativo de ATE que tiene afiliados en la empresa, han pedido que el nuevo gerente local sea Claudio Olivarez, un empleado con más de 20 años de servicio en esta firma pública.

De Mihanovic se puede decir que ha sido una persona que no ha esquivado hablar con los vecinos, incluso en las crisis más graves de la ciudad, como el caso de la emergencia hídrica de fines de 2012, cuando el acueducto proveniente de Lago Musters se rompió varias veces, dejando a Caleta en graves problemas. Allí había admitido falencias y carencias, pero la respuesta tardó en darse por la situación económica provincial y por la falta total de entendimiento entre Nación, Provincia y municipio.

Artículo anterior“El dinero de las regalías lo van a usar y lo verán en su comunidad”
Artículo siguienteDespués de 14 años de espera, la Presidenta ordenó pagar la deuda a ex ypefianos