guardias

El malestar de los trabajadores de la salud por la falta de pago de las guardias del año pasado está llegando a su límite y los profesionales del interior volvieron a plantear la decisión de renunciar a las guardias en forma masiva.

Si bien la semana pasada se realizó una nueva promesa de pago por parte de las autoridades del Ministerio de Salud, finalmente no se abonaron y esta semana continúa el quite de colaboración en la mayoría de los centros de salud del interior provincial.

En la tarde de ayer, representantes de Autoconvocados y ASPROSCA viajaron a la ciudad de Andalgalá, donde se realizó una asamblea con los trabajadores justamente por la falta de pago y para decidir las medidas a seguir.

Sonia Sosa, de Autoconvocados, informó que la situación tiende a empeorar de no me mediar una solución concreta del Gobierno que resuelva de una vez el pago de las guardias. “El pedido por el pago de las guardias en tiempo y forma, más aún para los sanitaristas del interior de la Provincia, es un tema en el que venimos insistiendo desde hace mucho tiempo y todos los meses hay que salir a reclamar; se debe buscar en forma urgente una solución administrativa al tema para agilizar el pago”, sostuvo Sosa.

Los trabajadores exigen el pago de las guardias de noviembre en adelante, lo que ya motivó la toma de medidas de fuerza de los trabajadores de la salud desde fines del año pasado.

De acuerdo con lo adelantado por las autoridades de Salud, en abril se estaría normalizado el pago, dando cumplimiento a un decreto de la Gobernadora.

Las áreas programáticas deberán confeccionar el cronograma de guardias con 15 días de antelación, antes de que comience el mes. De este modo, se pagaría mes vencido, al interior, junto con la Capital. Sin embargo, los jefes de las áreas programáticas deberán entregar sí o sí las planillas en tiempo y forma para que el trámite se concrete.

Asambleas

Por otra parte, Sosa informó que a lo largo de la última semana se llevaron a cabo asambleas en distintos centros de salud y se resolvió elaborar petitorios particulares porque las necesidades son diferentes en cada centro. Por ejemplo, en la Maternidad Provincial, los empleados volvieron a manifestar el malestar por lo que consideran violencia laboral, malos tratos y el pago del recupero de gasto que no se cobra desde hace dos años.

Por otra parte, la no privatización del Servicio de Nutrición en el Hospital San Juan Bautista y por los 13 trabajadores precarizados y en el Hospital de Niños por 32 trabajadores que en su momento pertenecían a Obras Públicas y desde hace un año pasaron a Salud y perdieron la antigüedad y el sueldo que percibían.

Artículo anteriorUn fiscal pidió no penalizar los cortes producto de reclamos sociales
Artículo siguientePor ahora, Aguirre no irá a juicio por la causa OSEP