Cristina Kirchner

Por Twittter, Cristina Kirchner dio detalles de su viaje a Venezuela, donde participó del funeral de Chávez. «El mejor amigo que tuvo la Argentina cuando todos le soltaron la mano», aseguró. Explicó por qué no se quedó en Caracas.

Horas después de dejar Caracas rumbo a la Argentina, la mandataria utilizó su cuenta en la red social para dar detalles de su estadía en Venezuela, en donde asistió, junto a otros jefes de Estado de la región, al velatorio del gobernante bolivariano.

En sus tuits, la Presidente reiteró el afecto que tenía por Chávez, y aseguró que «hombres como él no se mueren nunca«.

«Vive y vivirá en cada venezolano y venezolana que dejó de ser invisible y se tornó protagonista. Este hombre les abrió la cabeza. Ya nadie se las podrá cerrar, jamas», escribió.

En uno de sus primeros mensajes, explicó que cuando recibió la noticia de la muerte del venezolano, decidió trasladarse a Caracas «de inmediato» hacia la capital de su país. «No podía esperar. Infinita tristeza: nuestro compañero, el amigo de Argentina, había emprendido la partida. Al menos, eso creí».

Comentó que viajó junto a su hija, Florencia, y su par uruguayo, José Mujica.

Al llegar, le dijo al canciller Elías Jaua que «en esta ocasión» su visita no sería «protocolar» y le adelantó que se iría este jueves. «No vine a despedir un Presidente, sino a un compañero y un amigo», le apuntó.

«(Chávez fue) El mejor amigo que tuvo la Argentina cuando todos le soltaron la mano. Le guste a quien le guste», consideró.

La mandataria relató que al día siguiente de llegar a ese país vio cómo el presidente boliviano, Evo Morales, y el vice de Chávez, Nicolás Maduro, acompañaban el féretro. «Cómo me gustaria estar ahi! No puedo: el calor, mi hipotensión crónica y el médico me lo prohíben», señaló.

«Sólo quiero recordarlo vivo. Porque está vivo», escribió luego, al recordar sus primeros momentos en la Academia Militar, donde velaron sus restos. «Lo compruebo definitivamente el jueves por la mañana. Cuando miles y miles comienzan a acercarse a la capilla ardiente».

“Antes de partir me acerco y sin mirarlo toco la bandera que está sobre el féretro. Me despido, por ahora. Nicolás Maduro y Cilia su mujer me acompañan hasta la puerta de la Academia. Miles y miles de hombres y mujeres que saludan. Otra vez la marea roja y tricolor que grita: Queremos ver a Chavez! Repiten una y otra vez. No les dije? Chávez Está Vivo. Para siempre”, concluyó.

Artículo anteriorEl nuevo capricho de Bianchi es un goleador de Selección y rompería el mercado en julio
Artículo siguienteBianchi: «Sabemos que estamos en una situación difícil, ya sin margen de error»