Accidente_moto-Fbla13

Cerca de la hora 17:00 de la tarde de ayer, una motocicleta 110 cc. que se trasladaba una joven identificada como Anahí Titos (19) acompañada por sus dos hermanitos de 5 y 9 años de edad, colisionaron con un camión Fiat, Dominio SQS 078 que transitaba sobre Av. Diego C. de Frites a la altura del barrio 70 viviendas, por causas que la policía investiga.
Al llegar personal policial al lugar dieron aviso al hospital local para que sean asistidos los accidentados, pero una vez más se repite la vieja historia que en una emergencia el Hospital Dr. Luis Agote es esta ciudad se encuentra sin ambulancia por desperfectos mecánicos. Por tal motivo debieron trasladar a los tres accidentados en una camioneta hacia el nosocomio.
A raíz del fuerte impacto la joven sufrió fractura de tibia, deslizamiento de rodilla y escoriaciones varias. En tanto que su hermano de 9 años y la menor de 5 años sufrieron múltiples escoriaciones y síntomas neurológicos. Datos proporcionados por el Dr. Barva Criolla, médico de guardia que atendió a los accidentados quien a su vez debió solicitar una ambulancia desde Tinogasta para trasladar a los tres heridos hacia la cabecera departamental para una urgente atención por traumatólogos y cirujanos.
Últimamente la ambulancia de Defensa Civil Municipal es el medio de movilidad que da soluciones en caso de urgencias al hospital. En este caso no lo pudo hacer porque se encuentran realizándole el service en la capital provincial.
Luego que se hiciera público la noticia del accidente por FM San Francisco, numerosos vecinos se acercaron al hospital a demostrar su indignación por la triste situación que pasa esta institución sanitaria, como así también los mini hospitales y postas sanitarias del distrito norte a raíz de la desidia, el olvido y la inoperancia de las autoridades departamentales y provinciales del área de salud. En especial del Ministerio quien debiera dar una solución urgente por parte del gobierno de la provincia.
“Nosotros apoyamos a los médicos, enfermeros y director del hospital porque hacen lo imposible para solucionar algún problema, inclusive pagando de sus propios bolsillos los remedios a personas humildes –a pesar que los les pagan-, es por eso que tomaremos la iniciativa de manifestarnos exigiendo al gobierno que deje de mezclar lo político con la salud y se preocupen de una vez por todas por la gente”. Dijeron varios de los presentes.
En tanto que los familiares de los accidentados expresaron con mucha bronca que es “verdadera vergüenza” lo que hacen con el hospital de Fiambalá al no brindarle lo necesario. “No es posible que a los enfermos deban trasladarlos en una camioneta como cualquier objeto”. Dijo una de las tías de los niños accidentados.
Dentro de las numerosas críticas fue duramente cuestionada la figura de la polémica médica a cargo del A.P.N°10 (Área Programática N° 10), Dra. Sofía Bellido, porque consideran que Fiambalá y el norte al parecer a ella “no les importa” en el estado que se encuentren, ya que carecen de toda clase de insumos. Los planes a los que se le da mucha difusión jamás llegan. Las localidades del norte hace “varios meses” que no los visita un medico. Los enfermos que deben ser trasladados (incluyendo humildes) deben pagar el combustible que promedia entre $400 y $500. La falta de medicamentos es desesperante. Las guardias médicas son básicas y mínimas. No cuentan con medios de comunicación interna. La parte edilicia y mobiliaria sufren progresivos deterioros. Entre innumerables problemas que podríamos detallar.
En un ejemplo que se podría mencionar, las localidades del norte de Palo Blanco (denominada La Herradura), hace aproximadamente un año que no los visita ningún médico a cada una de esas ellas. Debido a la falta grave de medicamentos, las escuelas proveen a las postas sanitarias de remedios que son donados por turistas solidarios y que brindan una importante solución en la que debería estar presente el gobierno en lugar de viajeros que realmente se preocupan por la gente.

Al parecer estos pequeños pueblos dejaron de ser parte del mapa del deplorable sistema de salud del gobierno de la provincia y de las autoridades del A.P. N°10 que se petrifican en una oficina para recibir suculentos sueldos olvidándose por completo de la gente, en especial de los que menos tienen.