Cristina Kirchner saludando

La mandataria argentina se convertirá el lunes en el primer jefe de Estado en tener una audiencia con Bergoglio desde que fue elegido como el sucesor de Joseph Ratzinger. Ocurrirá un día antes de la ceremonia que formalizará la asunción del nuevo papa.

Según la agenda del Vaticano, la audiencia tendrá lugar a las 8:50 de Argentina en la Casa Santa Marta, donde el Pontífice reside temporalmente a la espera de trasladarse a su apartamento pontificio en el Palacio Apostólico.

Por esa razón, la mandataria adelantó este sábado el viaje que en principio tenía previsto para el domingo, y partió en las primeras horas de la noche, según pudo saber pasadas las 12 del mediodía (hora argentina), la mandataria arribó a Italia.

No se comunicó de momento si la gobernante viaja acompañada de la comitiva que había invitado, compuesta de 12 personas, entre ellas algunos de sus funcionarios.

De ese grupo participarían, además de funcionarios de la Casa Rosada, José María Arancedo, y de la Pastoral Social Argentina, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, y el titular de la Unión Industrial Argentina, José de Mendiguren, entre otros.

Cristina Kirchner, quien profesa la religión católica, mantiene una fría relación con el hasta ahora primado de Argentina, especialmente desde que el Congreso legalizó el matrimonio homosexual en julio de 2010.

Dos años después, el entonces arzobispo de Bergoglio también condenó la aprobación de otra ley impulsada por el gobierno sobre la identidad de género que autoriza a travestis y transexuales a registrar sus datos con el sexo elegido.