Plaza de Mayo-Papa Francisco

Apenas dos minutos después de las 3:30, hora argentina, el papa Francisco se comunicó vía telefónica desde Roma con todos los fieles reunidos en la Plaza de Mayo y ante la sorpresa general expresó: “Gracias por haberse reunido a rezar y por las oraciones. Es lindo rezar porque es mirar al cielo y saber que tenemos un Padre bueno que es Dios”.

El cardenal de Buenos Aires, que asumió hoy como Papa, pidió de forma contundente un favor: «Cuidémonos los unos a los otros. Cuídense entre ustedes, no se hagan daño. Cuídense la vida, cuiden la familia, cuiden la naturaleza, a los niños, a los viejos».

Asimismo, clamó para que «no haya odio ni peleas ni envidias» y lo ejemplificó de forma bien clara, con una frase típica de los argentinos: «No le saquen el cuero a nadie». Por el contrario, dijo, «dialoguen, que este deseo de cuidarse crezca en el corazón. Y acérquense a Dios«.

«Dios es bueno, perdona y comprende siempre; no le tengan miedo. Acérquense a él. Y que la virgen que siempre los cuida, los bendiga mucho», afirmó Jorge Bergoglio para despedirse con una enorme ovación de los cientos de fieles que no podían creer el gesto de quien fuera el cardenal de Buenos Aires, que decidió saludarlos a sólo una hora de tener que salir a recorrer la plaza San Pedro, ante más de un millón de personas que lo clamaron como Papa.

La multitud en la Plaza de Mayo hizo vigilia desde las 22:30 de anoche para presenciar un hecho histórico: el inicio del pontificado del primer papa argentino, el primero latinoamericano y el primer papa jesuita.

Artículo anteriorFrancisco inició su papado con la misión de ayudar a los pobres
Artículo siguienteNatalia Ponferrada viajo en representación de Catamarca a Paris y Ginebra