Riquelme

El cuadro que ayer sólo era una sobrecarga en el aductor de la pierna derecha de Riquelme se confirmó hoy, según el parte médico oficial de Boca como «una distensión en el aductor derecho», el paso previo al desgarro.

Pese a que el diagnóstico descarta una rotura fibrilar, no jugará el clásico ante Independiente por la 7° fecha del Torneo Final, el 31 de marzo, y está en duda su participación en el encuentro clave por la Copa Libertadores ante Barcelona de Ecuador, en La Bombonera, el 3 de abril.

Ayer, Riquelme comenzó siendo parte de la práctica de fútbol con el equipo que Carlos Bianchi pensaba para el partido debut de mañana en la Copa Argentina ante Excursionistas, pero a los 20 minutos de la misma se retiró por un dolor en la zona afectada, por lo cual se hizo estudios que arrojaron el cuadro antes mencionado.

La contractura inicial se transformó ahora en una distensión, que implica el estiramiento de la fibra muscular más allá de lo normal. El paso siguiente es el desgarro, que es la rotura del músculo.

Artículo anteriorEl mundo celebra por primera vez el Día Internacional de la Felicidad
Artículo siguienteEl Dakar 2014 se largará en Rosario, irá a Bolivia y terminará en Chile