Duhalde-Menem

«Hay amigos míos que me dicen mirá ese traidor de ahí (por la Casa Rosada) y yo no creo en eso… No me he peleado con ninguno. Y yo siempre expresé mi deseo de colaborar en lo que sea, siempre y cuando no tenga una gente. Estoy muy metido con el tema internacional y en lo que pueda ayudar, por supuesto que sí», declaró Duhalde en diálogo con América Noticias. 

El ex presidente de la Nación se reunió en las últimas con Carlos Menem, con quien estuvo distanciado durante 12 años según él mismo relató. Duhalde fue compañero de fórmula en la primera Presidencia de Menem.

El también ex gobernador de la provincia de Buenos Aires aseguró que está en una época de «recogimiento» impulsada por el mensaje del papa Francisco y aclaró: «Dios no me dio la capacidad de odiar«.

Más allá de la posibilidad de un acercamiento con el Gobierno, el dirigente peronista indicó que la chance de una re-reelección de Cristina Kirchner es «una fantasía». Y adelantó que a su parecer el mejor candidato para 2015 es el cordobés José Manuel de la Sota. «Con él también me quiero juntar, en algún momento nos dijimos alguna pavada», recordó en alusión a las elecciones que derivaron con la primera Presidencia de Néstor Kirchner.

Duhalde indicó que es un momento para que todos los creyentes recen por el cambio. «Nos estamos tratando como enemigos porque pensamos distinto y no lo somos. Es un tiempo de reflexión y hay que bajar los decibeles», reflexionó.

El «cabezón» indicó que el tema que más le preocupa de la actualidad es «la degradación de la sociedad» ya que si bien reconoció problemas económicos explicó que ello se puede solucionar sin demasiados inconvenientes.

«Hay una situación muy delicada en el país y espero que se abra el corazón y la inteligencia de quienes nos gobiernan. Lo económico se soluciona, pero la degradación social es tremenda. Estamos viviendo algo que nunca había pasado», sintetizó Duhalde.

Un abrazo efusivo

Duhalde relató que el reencuentro con Menem se inició con «un abrazo efusivo». «Lo encontré muy animado. Me dijo que no puede jugar más al golf porque le bajaron el handicap, pero estuvimos charlando amablemente», repasó.

Menem y su primer vicepresidente repasaron sus tiempos juntos sin pormenorizar en cuestiones políticas. «Nos reímos de muchas cosas y hablamos temas triviales, no de política. Fue un encuentro de amigos», describió.

Artículo anteriorHistórico encuentro entre el Papa y el patriarca de Constantinopla
Artículo siguienteEl mundo celebra por primera vez el Día Internacional de la Felicidad