Enrique Meyer

El Dakar 2014 largará desde Rosario el 5 de enero y tendrá su día de descanso en Salta, en un recorrido que concluirá en Chile y que por primera vez en sus seis ediciones sudamericanas incluirá a Bolivia pero dejará afuera a Perú, y a las ya clásicas “Dunas blancas” de Fiambalá, según anunciaron los organizadores del rally desde París. El director del rally, el francés Etienne Lavigne, detalló en conferencia de prensa que el tradicional podio de largada será el sábado 4 de enero en el Monumento a la Bandera de Rosario y al día siguiente se largará la competencia propiamente dicha, que enfilará hacia el centro de Argentina en su primera etapa. El debut de Bolivia como país número 28 en la historia del Dakar quedará limitado al paso de motos y de cuatriciclos, durante dos jornadas en las que atravesarán el salar de Uyuni, mientras que autos y camiones cruzarán directamente desde Argentina a Chile.
Bolivia es el cuarto país que incluye el Dakar desde que la competencia abandonó suelo africano y en 2009 comenzó a disputarse en Sudamérica, donde recorrió Argentina y Chile durante sus cinco ediciones en la región y sumó a Perú en las dos últimas.

Protagonismo argentino
En total serían diez la provincias argentinas que recibirían al Dakar: Santa Fe, Córdoba, San Luis, Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Tucumán, Salta (tendrá el día de descanso el domingo 12 de enero) y Jujuy.
El ministro de Turismo de la Nación, Enrique Meyer, brindó ayer algunos detalles de la competencia: «Estamos muy contentos de recuperar la largada del Dakar que se realizará en Rosario desde el Monumento a la Bandera. Tendremos una semana de recorrido por Argentina, donde se correrán entre 7 y 8 etapas».
Por su parte, el piloto catamarqueño Diego Demelchori destacó el hecho de que Catamarca todavía siga incluida en el recorrido. “Siempre me sentí cómodo en Fiambalá, mientas el resto sufría nosotros como locales teníamos un plus. De todos modos, debemos celebrar que una vez más Catamarca tendrá gran protagonismo en el recorrido”.

Artículo anteriorSe abre huella minera hacia El Durazno
Artículo siguientePérez Esquivel: «El Papa no tuvo nada que ver con la dictadura»