Messi elude a sus rivales

No hubo final feliz para la excursión de Barcelona en Bilbao. El Athletic, dirigido por el argentino Marcelo Bielsa, le empató en el última pelota del partido, impidiéndole salir campeón esta fecha, siempre que el Atlético de Madrid le ganara al Real el duelo de la capital española. Tras ir perdiendo por el gol de Susaeta en el primer tiempo, Vilanova puso a Messi, quien ingresó para hacer un golazo y asistir a Alexis Sánchez en el 2-1, que dejaba a los catalanes al borde del título hasta la aparición de Herrera a los 89.

Con un equipo con varias ausencias pensando en el duelo de vuelta de la Champions con el Bayern Munich (tras el 0-4 en Alemania), el Barcelona había arrancado complicado su partido en Bilbao. Es que el local consiguió un rápido gol; a los 27 minutos, Aduriz le ganó a Piqué y asistió a Susaeta, cuya aparición en el segundo palo sorprendió a todos.

El Barsa no pudo quebrar la valla de Iraizoz en esa primera etapa ni tampoco en los primeros minutos del segundo tiempo. Fue entonces cuando Vilanova miró el banco y lo vio a Messi, cuyo ingreso se produjo a los 13 minutos. No fue un número de mala suerte. Nueve más tarde, La Pulga eludió a tres jugadores y definió con la parte interna del pie izquierdo para anotar el empate; tres después, asistió de cabeza a Alexis Sánchez –tras el centro de Alves- para poner el 2-1 que parecía definitivo y que mantenía la ilusión de ser campeón.

Sin embargo, cuando pocos lo esperaban, tras un despeje de Adriano, la pelota le quedó a Herrera, autor del 2-2 final, con el que el Athletic de Bielsa le ahogó al Barcelona la posibilidad de ser campeón este fin de semana. Habrá que esperar una fecha más, justo luego de que se defina si el conjunto de Vilanova podrá dar vuelta la eliminatoria contra el Bayern Munich y ser uno de los finalistas de la Liga de Campeones.