Terminal

«Llámenlo subsidio o cómo quieran», dijo Verdaguer al salir de una reunión en el Ministerio de Trabajo, convocada para destrabar el conflicto que impide desde hace días la salida de ómnibus de larga distancia de las terminales.
En su diálogo con la prensa, Verdaguer negó un pacto de los empresarios y los sindicalistas, aunque es difícil de explicar los motivos por los cuales los gremialistas de la Unión Tranviario Automotor continúan con el paro si el gobierno dispuso el aumento salarial para los choferes.
Si bien negó una complicidad con el gremio volvió a insistir con que el paro continúa «si no obtienen una ayuda económico o subsidios como los quieran llamar».
En esa misma línea, el empresario amenazó con que si no se atienden los reclamos de las empresas van a tener la «necesidad de prescindir de  cinco y seis mil empleados».
Por otra parte, Verdaguer señaló que tampoco la alternativa es subir los boletos ya que «»ya no puede aplicar más aumentos porque el segmento de usuarios que utiliza ese servicio no está en condiciones de seguir afrontándolos».