Ingreso a Tinogasta-Abril 2013

La Dirección de Tránsito de la Municipalidad de Tinogasta anunció el inicio de operativos de control para tratar de frenar las picadas que se realizan en el acceso a la ciudad, aprovechando el asfalto recientemente hecho.
Para ello, pedirán colaboración a la policía provincial, debido a que “una picada o exceso de velocidad es una falta muy grave y hasta requiere detención”, dijeron desde el municipio.
Los vecinos de los barrios 200 Viviendas, Barrio Estación Sur y Barrio Jardín manifestaron su preocupación y su molestia debido a las constantes “carreras” que se realizan desde las torres de ingreso a la ciudad y los jóvenes consumiendo bebidas alcohólicas “sin control durante toda la semana”.
El problema es diario, aseguraron los vecinos. “Las motos realizando picadas transitan a gran velocidad todos los días, hay consumo desmedido de alcohol y menores de ambos sexos se descontrolan y provocan disturbios. Esto es lamentable y eso lo padecemos los vecinos”, expresaron personas molestas por el tema.
Una de las vecinas, visiblemente enojada, señaló que “nosotros siempre informamos a la policía local, viene el móvil, les solicita que se retiren, y después vuelven cuando ya no están los efectivos”.
Uno de los temas que más preocupa es que muchos de los vehículos que se usan en esas pistas improvisadas son motocicletas que son conducidas por menores sin ningún tipo de resguardo, como el casco protector. Esto no hace sino aumentar los riesgos de que puedan sufrir un accidente de tránsito con consecuencias fatales, no solamente para ellos, sino también para el público ocasional que se congrega.

Efectos indeseados

Los jóvenes utilizan el acceso sur de la ciudad para este tipo de picadas, recorriendo Villa San Roque, Santa Rosa y la ruta 3 cerca del lugar denominado “El Zanjón”. Curiosamente, el asfalto a nuevo que se hizo en esa zona se convirtió en una suerte de “pista” ideal para que los vehículos puedan transitar, sin ningún tipo de obstáculo.
El problema es que, además de los controles, se debería complementar esa obra con algún tipo de barrera física, como los lomos de burro, para obligar a reducir la velocidad y con ello frustrar las picadas.
La concentración de jóvenes en esas improvisadas carreras afectó también otras obras que la comuna al mando del intendente Hugo “Grillo” Ávila concretó, como bancos -por ser una excelente zona de descanso- que se encuentran deteriorados por las pinturas.
Es por ello que la comuna pretende implementar algún tipo de solución para resguardar el patrimonio municipal y atender las quejas vecinales.