Internet

Un estudio de la UADE determinó que el 51% de las personas emplea al celular como el dispositivo utilizado con mayor frecuencia para acceder a internet.

El 19% prefiere la computadora de escritorio o las notebook y las tablet, por el momento, son los dispositivos menos utilizados. En general, tanto hombres como mujeres utilizan todos estos dispositivos con misma frecuencia.

Según la encuesta, el 39% de las personas utiliza el celular principalmente para enviar o recibir mensajes de texto; un 19% para estar conectado e informado y otro 19% para hacer llamadas de voz.

El 49% de las personas asegura cambiar su celular cada dos o tres años.

Conectividad
El 32% de las personas afirma conectarse constantemente a internet; un 21% admite conectarse una vez por día; y otro 21%, no conectarse nunca.

El 54% asegura poder estar mucho tiempo sin ingresar a las redes sociales, pero un 11% dijo no poder estar ni un solo día sin ingresar.

Los jóvenes de entre 18 y 25 años son quienes utilizan en mayor medida el celular para ingresar a redes sociales. Otros rangos etarios prefieren otros dispositivos: PC de escritorio o portátiles.

Relaciones afectivas
El 74% de los encuestados no se ha puesto en pareja con alguien que haya conocido por internet y nunca lo haría.

La mayoría de los jóvenes está de acuerdo en que las redes sociales permiten profundizar los vínculos afectivos, mientras que los adultos tienden a estar más en desacuerdo con esta idea.

Tanto hombres como mujeres consideran que las redes sociales pueden profundizar los vínculos afectivos, pero el género masculino se muestra más en desacuerdo con esta afirmación.

Seguridad personal y familiar
El 52% cree que los contenidos publicados en redes sociales pueden ser perjudiciales para su seguridad o la de su familia; un 33% considera que no perjudican en nada.

Las personas con hijos suelen ser más desconfiadas al momento de conocer personas por internet. En cambio, quienes no tienen hijos son más permisivos.

Sin importar el estado civil, por lo general, existe una creencia de que el contenido publicado en redes sociales puede ser perjudicial para la seguridad personal y para la de los miembros de la familia. En particular, las personas solteras, se encuentren o no en pareja, tienden a pensar que los contenidos publicados en redes sociales tienen poco impacto en la seguridad personal o familiar.

A mayor edad, mayor propensión a considerar que los contenidos publicados en redes sociales pueden ser perjudiciales para la seguridad individual o familiar.