Dante Heredia

En la renuncia de carácter de «indeclinable», el funcionario delasotista acotó que lo hace para someterse a la Justicia, en el marco de una denuncia sobre hechos de corrupción, que ya había provocado otras dos dimisiones, vinculadas a esa cartera.

Días atrás, De la Sota había decidido “ratificarle la confianza” a su ministro de Transporte ante la presentación de la renuncia, asegurando que “Heredia hizo lo que correspondía” porque le “pidió la renuncia a sus funcionarios y ordenó que se presentaran ante la Justicia, y él mismo también lo hizo”.

La denuncia de corrupción fue presentada la semana pasada por legisladores del Frente Cívico, en base a una nota del programa ADN del Canal de la Universidad Nacional de Córdoba, que comprobó las irregularidades a través de cámaras ocultas.

Ante estas evidencias, primero renunció Ramón Sánchez,  titular de la empresa Caminos de las Sierras, que tiene a su cargo los peajes de la Red de Accesos a Córdoba, quien fue sorprendido cobrándole un aporte a un operario encargado de tareas de mantenimiento que acaba de per­cibir su quincena.

Luego lo hizo el secretario de  Servicios Públicos, Martín Aráoz, a quien el programa ADN lo mostró proponiendo maniobras fuera de la ley a su ex empleada Sandra Abud, creando una empresa de limpieza que sólo presta servicios al Estado.

Los funcionarios denunciados por corrupción y otros sospechados integran el círculo íntimo del gobernador De la Sota: es conocido que Heredia -legislador durante la gestión de Juan Schiaretti- es uno de los hombres del riñón del mandatario provincial, mientras que Aráoz es referente de la Juventud Peronista de Córdoba, y un reconocido militante de la seccional 11 del justicialismo, y sobrino de Julio César “Chiche” Aráoz, ex ministro de Salud y Acción Social de Carlos Menem.

Heredia había dicho en la Legislatura provincial que no cometió delitos y atribuyó intencionalidad política a las denuncias que lo implican

Con la denuncia en el candelero, el gobernador visitó la Ciudad de Buenos Aires para reunirse, a puertas cerradas, con los sindicalistas Hugo Moyano y Gerardo Venégas, y con el diputado nacional Francisco De Narváez con el objetivo de avanzar en un frente electoral, entre otros dirigentes del peronismo disidente, como el ex gobernador enterriano Jorge Busto y los legisladores Omar Plaini, Claudia Rucci y Jorge Yoma, entre otros.

Al término del encuentro, Moyano lanzó formalmente su partido, pero De la Sota no se hizo presente, bajando su perfil público en el marco de una crisis política que vive su gobierno a partir de la cámara oculta de la televisión que derivó en este escándalo por coimas que involucran a funcionarios de su gobierno que recibían coimas de empresarios, dando a entender además que contaban con anuencia de sus superiores.

En el texto de su renuncia, enviada a De la Sota, el dimitente ministro, le agradeció «la confianza dispensada a mi persona al ratificarme en el cargo, al cual he servido con honradez y absoluta dedicación».

No obstante, añade que ha tomado «la decisión de presentar mi renuncia con carácter de indeclinable, para ponerme a disposición y colaborar con la Justicia, en la investigación de los hechos en los que se me alude y que son de público conocimiento».

«Estamos frente a una persecución política en mi contra y en contra del gobierno, que integro. No voy a permitir que todo esto perjudique al gobierno del que honrosamente formé parte hasta hoy», señaló.

«No he cometido ningún delito, ni se lo he hecho cometer a nadie. Seguiré adelante con la frente alta, dedicando todo mi tiempo a exigir que la Justicia se expida y poder mostrar públicamente mi inocencia, salvaguardando el nombre y honor de mi familia», concluye la misiva.

Ayer, el fiscal de Instrucción, Carlos Matheu, había remitido el caso al fiscal Penal, Económico y Anticorrupción, Hugo Amayusco, por tratarse de un funcionario público.

No obstante, hoy le giró el caso al fiscal de Carlos Paz Gustavo Marchetti, ya que la empresa Caminos de las Sierras tiene su domicilio en la vecina localidad de Malagueño, que corresponde a la jurisdicción de la ciudad serrana.

Para el Frente Cívico, la renuncia del funcionario de De la Sota “ratifica la certeza de la denuncia penal” que efectuó el partido y “expresa también la decisión del gobernador De la Sota de sacar a un funcionario que estaba sospechado y que disparaba hacia arriba, como jefe de una asociación ilícita destinada a manejar espuriamente el gasto público de la Provincia perjudicando al erario”, según el legislador Ricardo Fonseca.

“No nos sorprendió esto; da crédito a las sospechas que tenía el Frente Cívico, y de alguna manera ratifica la certeza de la denuncia penal que se hizo contra la figura del ministro y contra quienes habían participado en estos sucesos en los últimos días”, agregó Fonseca.