Vínculo de Gordillo-Alanís
Libro. El registro de pasajeros muestra que Alanís viajaba en la camioneta del Ministro.

El abogado Carlos Rosales Vera presentó ayer nuevas pruebas para intentar demostrar el vínculo que existe entre el prófugo Ariel Alanís y el ministro de Gobierno, Francisco Gordillo. El abogado defensor del único detenido en la causa por el tránsito de 90 kilos de marihuana, Pablo Tello, insistió para que la Justicia convoque a declarar al ministro de Gobierno.
Los nuevos elementos de prueba que se aportaron a la investigación consisten en la copia del libro de registro de pasajeros del 15 de noviembre de 2012 del Hotel del Parque, ubicado en la ciudad de Corrientes, hacia donde viajaron Alanís y Tello. El documento ratifica la presencia de Alanís en Corrientes el día previo al operativo que se realizó en Catamarca, en el que se secuestraron 90 kilos de marihuana.
Según el libro del hotel, Ariel Alanís se encontraba a pie. “Pero resulta que esta no fue la única vez que el señor Alanís estuvo alojado allí”, agrega la presentación. Según la documentación también se alojó en el mismo hotel el 18 de agosto de 2012. Sin embargo, en esta oportunidad no lo hizo a pie sino que figura haber ingresado con un vehículo 4 x 4, chapa patente HLX 400. Se trata de la chapa patente de la camioneta Hilux que Gordillo le habría vendido a Alanís en agosto de 2010. Sin embargo, en la fecha del viaje (agosto de 2012) la transferencia no se había concretado por lo que el vehículo seguía perteneciendo al ministro.
A fines de abril, Rosales Vera aportó un informe oficial del Registro Automotor por el que se acredita que Gordillo denunció en el Registro Automotor la venta de una camioneta Toyota Hilux, dominio HLX 400, a Ariel Alanís. La operación de venta sería de agosto de 2011. Pero el trámite de denuncia de la operación se concretó oficialmente el 5 de diciembre de 2012 cuando Alanís ya era considerado un prófugo de la Justicia. Consultado por el tema, el ministro Gordillo dijo que entregó su vehículo a una concesionaria en La Rioja, donde supuestamente lo adquirió Alanís.
Las nuevas pruebas demuestran que tres meses antes del operativo por el quedó detenido Pablo Tello, Alanís estaba en Corrientes con la camioneta que supuestamente le pertenecía al ministro de Gobierno y que le habría vendido a Alanís. “Hasta ahora no existe ninguna constancia de ello (en referencia a la venta) más que la denuncia de venta que se realizó ante el Registro del Automotor», puntualiza Rosales Vera y agrega que ese trámite no prueba nada «porque se trata de una declaración jurada y que como tal genera responsabilidad». Y agrega que la venta debe ser acreditada con el instrumento respectivo, llámese el boleto de compraventa y su posterior correlato de transferencia mediante el formulario 08″. Y afirma que en la actualidad el vehículo sigue figurando a nombre del ministro.
«En concreto, Francisco Gordillo debe explicar y presentar la documentación que acredite que efectivamente concretó la operación de venta del vehículo de mención», agrega.
«No es la primera vez que Alanís se encontraba en Corrientes y por ende hace sospechar que pudo haber viajes anteriores y cuyo sentido y cargamento pudo ser igual al encontrado el 16 de noviembre de 2012 en Catamarca, pero con la gravedad de que el vehículo en el que se desplazaba se encuentra a nombre de Gordillo», indica.

 EL OTRO PRÓFUGO

 Rosales Vera también aportó a la causa una fotografía de Ricardo Riquelme, también prófugo en la causa, a los efectos de que la Justicia ordene su detención a nivel nacional e internacional.

Riquelme es oriundo de Corrientes y se desempeña como chofer de remís.

Según la versión oficial escapó a pie junto a Ariel Alanís la noche del procedimiento en la que se secuestraron 90 kilos de marihuana. Ambos dejaron abandonado el auto en el que se trasladaban. El vehículo que transportaba la droga era conducido por Pablo Tello, quien asegura que no conocía el cargamento que llevaba.

En su declaración, Tello aseguró que Alanís lo contrató para realizar un viaje a Santiago del Estero. Cuando ya habían iniciado el recorrido, Alanís le expresó que viajarían hasta Corrientes. Alegó que el prófugo lo llevó hasta un lugar que desconocía y le dijo que dejara el auto con las llaves. «Yo no quería, pero Alanís me convenció», expresó en su testimonio.