Hospital Fiambalá-Tinogasta

Pasada las 20 horas de este martes, se supo oficialmente a través del Dr. Javier Acosta, Director del Hospital Dr. Luis Agote de Fiambalá; que por decisión unánime tomada en una asamblea en la ciudad de Tinogasta, el 100% de los profesionales médicos de toda el Área Programática N°10 en sus distintas especialidades, renunciaron masivamente e indeclinable a las guardias medicas.

Esta drástica decisión que había anticipado El Abaucán Digital, se debe a que no se les paga una deuda desde el mes de febrero a los profesionales, como así también a través de un Decreto ministerial se les quiere recortar un 50% las guardias, sumado a ellos la falta de apoyo por parte del ministerio; falta de insumos, remedios y ambulancias; deplorable estado de los edificios sanitarios entre otros innumerables inconvenientes.

En la asamblea llevada a cabo en la cabecera departamental, se decidió realizar esta decisión determinante, contundente e histórica nunca antes vivida en la provincia, dejando al descubierto por completo al sistema de salud de todo el departamento Tinogasta, teniendo en cuenta todo tipo de emergencia o eventualidades que pudiesen ocurrir en distintos horarios. Ante cualquier peripecia que pueda suceder, los enfermos deberán ser trasladados a la capital provincial, significando varias horas de viaje y gastos económicos para las familias por no haber fondos para el pago del combustible.

El Dr. Javier Acosta con mucha preocupación, dijo a Radio San Francisco que es una decisión que tomaron todos unidos, ya que necesitan un respaldo y soluciones ante la grave situación que está pasando el sistema de salud, al no ver ningún tipo de mejoras y mejores servicios.

“Es una falta total de compromiso de un ministerio que no ve las necesidades de quienes trabajamos en la salud ni las del pueblo. En esta situación solo nos queda encomendarnos a Dios. Estamos viviendo una situación muy crítica y de emergencia. Nuestras autoridades no pueden abandonar la salud de una comunidad”. Señaló el facultativo.

Acosta además agregó que no habrá marcha atrás si no se regularizan las deudas pendientes; si no se actualizan los pagos y si no aumentan las guardias.

Por el momento solo le queda a cada uno de los habitantes de este departamento, rogar al altísimo que nos proteja ante cualquier emergencia que pueda suceder y a la vez rogar a Dios para que nuestras autoridades reflexionen ante esta grave situación.