Papa Francisco

«En la curia hay gente santa, de verdad, hay gente santa. Pero también hay una corriente de corrupción, también la hay, es verdad.
Se habla del `lobby gay`, y es verdad, está ahí; hay que ver qué podemos hacer», dijo el papa, según una síntesis publicada por la revista chilena «Reflexión y Liberación», que reproduce la agencia ANSA.

Según la publicación, ligada a los sectores más progresistas de laicos y religiosos católicos, Francisco dijo que «la reforma de la curia romana es algo que pedimos casi todos los cardenales en las congregaciones previas al cónclave. Yo también la pedí».

«La reforma no la puedo hacer yo. Yo soy muy desorganizado, nunca he sido bueno en esto. Pero los cardenales de la comisión la van a llevar adelante. Ahí está Rodríguez Maradiaga, que es latinoamericano, que lleva la batuta; está (el chileno Francisco Javier) Errázuriz, ellos son muy ordenados. El de Munich también es muy ordenado. Ellos la llevarán adelante», dijo.

Se refirió así a la comisión de 8 cardenales que constituyó en abril para que lo aconseje en el gobierno de la Iglesia, yque estudiará un proyecto que revise la Constitución Apostólica Pastor Bonus, referida a la curia vaticana.

En otro momento del encuentro que refiere la revista chilena, el papa argentino se refirió al tema del dinero y las congregaciones.

«Hay algo que me preocupa. Hay congregaciones religiosas, grupos muy, muy pequeños, unas pocas personas, gente muy mayor. No tienen vocaciones, el Espíritu Santo no quiere que sigan, quizá han cumplido ya su misión en la Iglesia», reflexionó.

Y añadió: «pero ahí están, aferradas a sus edificios, aferradas al dinero. Yo no sé por qué pasa esto, no sé cómo leerlo. Pero les pido que se preocupen de esos grupos. El manejo del dinero; es algo que necesita ser reflexionado».

Por último, el papa Bergoglio les pidió «oren por mí; que me equivoque lo menos posible».