Cordoba

Tres personas murieron en las últimas horas por cuadros de gripe A en Córdoba, provincia en la que ascienden a cuatro las víctimas mortales de la enfermedad, mientras que llegan a 11 los decesos en todo el país.

En las primeras horas de la mañana se confirmó la muerte de un remisero de 49 años que se encontraba internado en el Hospital San Antonio de Padua, de la ciudad de Río Cuarto, por el mal causado por el virus H1N1.

En ese hospital hay otro cinco casos de afectados por la gripe A en grave estado.

Poco después se confirmó la muerte de un hombre de 56 años en el Hospital Italiano de la ciudad de Córdoba.

Si bien el deceso ocurrió el domingo pasado, las autoridades locales recién la confirmaron en la mañana de este martes.

La última víctima de la gripe A confirmada en Córdoba es una mujer de 63 años, que falleció en el Hospital Regional de Bell Ville.

La mujer, identificada como Ramona Pacheco, era obesa, diabética, asmática, tenía bronquitis crónica y no estaba vacunada.

El director del hospital, Guillermo Tomas, en declaraciones a la radio Cadena 3, sostuvo que a la paciente «las complicaciones respiratorias la llevaron a este final».

Este lunes se había confirmado la muerte de un hombre de 53 años que era diabético y no estaba inmunizado, en un hospital de la ciudad de Córdoba.

Las muertes en esa provincia se sumaron a las siete ocurridas en la provincia de Buenos Aires, donde, según alertaron fuentes sanitarias, hay al menos 40 afectados.

El ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia, llevó calma a la población al señalar que la situación está «controlada» y está «lejos» de los niveles de alerta a los que se llegó en 2009.

No obstante, el ministro advirtió que en las próximas semanas crecería el número de enfermos y llamó a la población considerada «de riesgo» a aplicarse la vacuna que se le administra en forma gratuita.

Desde Salud aseguran que «hay menos circulación de gripe que años anteriores»

Carla Vizzotti, responsable del Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (PRONACEI) del Ministerio de Salud de la Nación, indicó que las cepas de la gripe circulantes actualmente en la Argentina son las que están contenidas en la vacuna que distribuyó esa cartera y señaló que todas las personas que tuvieron complicaciones y murieron pertenecían a los grupos de riesgo y no estaban vacunadas.

El Ministerio de Salud de la Nación recordó que todos los años con la proximidad del invierno y la llegada del frío se registra un incremento de las enfermedades respiratorias, al tiempo que indicó que actualmente la circulación del virus de la gripe es inferior a la del mismo período de los dos años anteriores.

«Esto pasa todos los inviernos, con la estacionalidad y los fríos empiezan a aumentar las enfermedades respiratorias no solamente por influenza sino por otros virus respiratorios, como el virus sincicial respiratorio –que produce la bronquiolitis–, el adenovirus y el parainfluenza», indicó Vizzotti.

La funcionaria agregó que «en relación a las enfermedades tipo influenza en 2011, a esta altura del año, llevábamos notificadas 330 mil, el año pasado 270 mil y este año 230 mil, es decir que el número de personas que tienen enfermedades respiratorias disminuyó«.

Vizzotti explicó que «con la vacunación no se busca interrumpir la circulación del virus, sino evitar que las personas se mueran», y advirtió que «lo que se observa es que todas las personas que están teniendo complicaciones y fallecieron tenían factores de riesgo y no estaban vacunadas«.

La funcionaria fue enfática al afirmar: «Estamos lejos de un escenario como el de 2009, y tenemos herramientas como la vacuna y los antivirales para destinarlos a los grupos entre los que la gripe estacional causa más impacto».

«Estamos viendo que, ya alejada de la situación pandémica de 2009, la gente se relaja en las medidas de prevención y vuelve a subestimar a  la gripe que, como está comprobado, produce efectos graves en personas de riesgo», aclaró la especialista, y añadió: «Por eso pedimos que las personas que tienen factores de riesgo y todavía no se vacunaron concurran a la brevedad a aplicarse la vacuna».

Los grupos de riesgo que deben vacunarse son: las embarazadas en cualquier trimestre de la gestación, los bebés de entre 6 y 24 meses, las mamás de bebés menores de 6 meses que no se hubieran vacunado durante el embarazo, el personal de salud, los enfermos crónicos (diabéticos, cardiovasculares, obesos mórbidos, entre otros) y los mayores de 65 años.

Qué es la gripe y cómo se previene

La gripe o influenza –ambas palabras designan la misma enfermedad, aunque la más usada es gripe– es una enfermedad respiratoria contagiosa, causada por diferentes virus de la influenza, que habitualmente se presenta en los meses más fríos del año.

Los virus de la gripe se transmiten a través de gotas de secreciones que se producen al toser o estornudar, o a través del contacto con objetos contaminados con estas secreciones. El período de contagio puede comenzar el día antes de la aparición de los síntomas y durar hasta una semana después de contraer la enfermedad.

Los síntomas de la gripe son: fiebre alta (38º o más), dolor de cabeza, decaimiento general, tos, dolor de garganta, congestión nasal y dolor muscular. Especialmente en el caso de los niños, también pueden aparecer síntomas digestivos (náuseas, vómitos y diarrea).

Para enfrentar esta enfermedad, a partir de 2011 se incorporó la vacuna antigripal al Calendario Nacional de Inmunizaciones. Esta vacunación anual se brinda gratuitamente en hospitales y centros de salud públicos de todo el país a las personas comprendidas en los siguientes grupos de riesgo:

– Todos los trabajadores de la salud.

– Todas las mujeres embarazadas, en cualquier momento de la gestación.

– Todas las mujeres que tienen bebés menores de 6 meses (que no hayan recibido la vacuna durante el embarazo)

– Todos los niños entre 6 meses y 24 meses inclusive (deben recibir dos dosis).

– Niños y adultos que tienen entre 2 y 64 años con enfermedades crónicas (respiratorias, cardíacas, renales, diabetes, obesidad mórbida), con receta médica.

– Mayores de 65 años.

Además de la vacunación para los grupos de riesgo, es importante adoptar las siguientes medidas higiénicas para evitar enfermarse o transmitir este tipo de afecciones respiratorias:

• Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón.

• Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo descartable o con el ángulo interno del codo.

• Tirar a la basura los pañuelos descartables inmediatamente después de usarlos.

• Ventilar los ambientes y permitir la entrada de sol en casas y otros ambientes cerrados.

• Mantener limpios picaportes y objetos de uso común.

• No compartir cubiertos ni vasos.

• Enseñar a los niños a lavarse frecuentemente las manos en la escuela y en el hogar.