Robot barman

El desarrollo del MIT es el resultado de una asociación con Bacardi y Coca-Cola.

Mark Sharkr es un robot barman que permite, en tiempo real, personalizar recetas de cócteles por medio de una aplicación que se descarga en los teléfonos inteligentes.

El funcionamiento es sencillo: solo hay que elegir la mezcla, enviarla por SMS a través de un smartphone y el robot, al recibir la indicación, pondrá en funcionamiento el sistema que elabora la bebida mediante tres brazos robóticos, con movimientos que emulan los de un barman.

Es capaz de calcular porciones para cada trago, agitar una coctelera y hasta cortar cáscaras de limón para decorar.

Carlo Ratti, director del MIT Senseable City Lab, señaló que este «inédito robot es un gran ejemplo de cómo las tecnologías digitales están cambiando la interacción entre personas y productos. El sistema explora las nuevas dinámicas de la creación y el consumo social, permitiendo a los usuarios diseñar sus propias creaciones de cócteles digitalmente para que luego se conviertan en una realidad”.