Ángeles Rawson

Ángeles fue vista por última vez el lunes por la mañana cuando salió de la clase de gimnasia, a metros del predio de la CEAMSE en Colegiales y a 12 cuadras de su casa. La primera hipótesis que se barajó fue que un violador la abordó en el camino a su hogar y la terminó matando. Pero la autopsia confirmó que no fue abusada. Y ahora la fiscal concluyó que regresó a su hogar antes de morir.

Este último detalle fue revertido en base a las filmaciones de las cámaras de seguridad de la zona y el allanamiento al departamento de Ravignani y Santa Fe donde Ángeles vivía con su madre, el marido de ésta y sus hermanos.

Una cámara ubicada a metros del edificio registró el paso de la menor en la mañana del lunes. En la filmación se comprobó que Ángeles había ido con zapatillas blancas a la clase de gimnasia, pero su cuerpo, hallado en un basural del CEAMSE en José León Suárez, tenía una sola zapatilla y de color oscuro.

Las mismas imágenes corroboran el testimonio de las amigas de la adolescente, que aseguraron que fue a la clase de gimnasia con un morral marrón que anoche los investigadores encontraron en su casa.

Asimismo, una cámara ubicada a metros de su casa la captó caminando hacia allí minutos antes de las 10. No hay otras filmaciones de ella en los alrededores de su vivienda.

Eso no es todo: los policías secuestraron también en la casa varias bolsas de un conocido supermercado, similares a las que se usaron para tapar la cabeza y los pies de Ángeles cuando la tiraron a la basura.

Precisamente, uno de los puntos en cuestión es que a Ángeles la habrían matado estrangulándola con un lazo de tanza, semejante al que se utiliza para pescar; Sergio Opatowski, el marido de la madre de la víctima, contó a los periodistas que se dedicaba a la pesca con mosca como hobby y se mostró sorprendido por esa coincidencia. Y aseguró que el morral nunca se movió de su hogar, lo que fue desmentido por las filmaciones.

Hoy, los restos de Ángeles Rawson, de 16 años, fueron inhumados en un cementerio privado de Pilar, en medio de la conmoción por el giro que había dado la causa.

Por ahora, la fiscal aguarda los resultados del análisis de laboratorio sobre los objetos peritados en procura de hallar algún rastro genético.

Además, la fiscal aguarda los resultados de los estudios forenses complementarios para determinar si la víctima aún estaba con vida cuando fue arrojada a la basura, como presumieron los expertos. Y espera los análisis del contenido de la computadora de la menor.